petición en relación con la presunta violación de los artículos 1, 6 y 8 de la Convención Interamericana para
Prevenir y Sancionar la Tortura, así como del artículo 7 de la Convención de Belém do Pará. La Comisión decide
además, notificar esta decisión a las partes, publicarla e incluirla en su Informe Anual para la Asamblea General
de la OEA.
II.

TRÁMITE ANTE LA COMISIÓN

5.
La petición fue recibida en la CIDH el 3 de junio de 2011 y fue abierta a trámite el 16 de
noviembre de 2011. El 2 de diciembre de ese mismo año, la Comisión transmitió las partes pertinentes del
expediente al Estado colombiano, y le solicitó que presentara su respuesta dentro del plazo de 2 meses
conforme al artículo 30 del Reglamento de la CIDH. A solicitud del Estado, se concedió una prórroga hasta el 5
de marzo de 2012. El Estado presentó su respuesta a la petición en comunicación de 12 de marzo de 2012 y se
dio traslado a la peticionaria el 20 de marzo de 2012, con el plazo de 1 mes para pronunciarse al respecto. A
solicitud de la peticionaria se concedió una prórroga de un mes para presentar sus observaciones respecto a la
respuesta del Estado. La peticionaria presentó observaciones el 1 de junio de 2012, y el 20 de junio de 2012
una copia de las mismas fue transmitida al Estado de Colombia. Después de concedida una prórroga, en
comunicación del 29 de octubre de 2012 el Estado presentó sus observaciones, las cuales fueron trasladadas a
la peticionaria el 14 de noviembre de 2012.
−

Medidas cautelares (MC 132-00)

6.
A raíz de los presuntos hechos ocurridos, en comunicación recibida el 30 de mayo de 2000, la
peticionaria solicitó a la CIDH la adopción de medidas cautelares para proteger la vida y la integridad física de
Jineth Bedoya Lima, periodista de El Espectador; Hollman Morris Rincón, editor de la sección de paz del diario;
y Jorge Cardona Alzate, editor judicial. En virtud del artículo 29 de su Reglamento, la Comisión otorgó las
medidas cautelares el 2 de junio de 2000 y solicitó al Estado colombiano que se llevaran a cabo gestiones para
proteger la vida y la integridad personal de la presunta víctima y el resto de los periodistas mencionados, así
como investigar la situación denunciada.
III.

POSICIÓN DE LAS PARTES

A.

Posición de la Peticionaria

7.
La peticionaria afirmó que los hechos que originaron la presente petición se enmarcan en un
contexto de riesgo para el ejercicio del periodismo en Colombia producto del conflicto armado vigente, que se
acentúa por la impunidad imperante en la investigación de crímenes cometidos contra periodistas. Informó
que los hechos también forman parte de un escenario de amenazas constantes contra Jineth Bedoya y su familia,
que se habrían iniciado en el año 1998 con el objetivo de impedir su ejercicio profesional.

8.
La peticionaria indicó que en la época de los hechos denunciados, Jineth Bedoya Lima
trabajaba para el diario El Espectador, como redactora principal de noticias sobre recintos penitenciaros. En
esa calidad, la presunta víctima tuvo que cubrir la masacre ocurrida el 27 de abril de 2000 en la Cárcel Nacional
Modelo de Bogotá, en la que murieron 25 internos producto de un enfrentamiento entre miembros
paramilitares e internos vinculados a delitos comunes. Según informó la peticionaria, a partir de su reportaje
Jineth Bedoya recibió amenazas por reclusos de dicha cárcel pertenecientes a grupos paramilitares, quienes
percibieron por el reportaje que ésta habría realizado, que la periodista era simpatizante de la guerrilla de las
FARC. La presunta víctima, según indicó la peticionaria, informó de dicha situación al Ministro de Defensa de
turno, quien le garantizó que se lo comunicaría al Coronel de Policía a efecto de iniciar una investigación.

9.
El 24 de mayo de 2000, conforme a lo sostenido por la peticionaria, la presunta víctima recibió
una llamada de un sujeto llamado “Ramiro”, quien se identificó como un emisario de un recluso de la Cárcel
Nacional Modelo de Bogotá, alias “El Panadero”, para que lo entrevistara sobre la masacre mencionada. La
presunta víctima accedió a realizar la entrevista con la condición de que se le garantizara su seguridad. La
peticionaria indicó que el sujeto “Ramiro” le habría garantizado que el Director del recinto tenía conocimiento
de la situación y que habría autorizado el ingreso de la periodista para el 25 de mayo. Asimismo, afirmó que en
2

Select target paragraph3