A. Parte peticionaria
6.
La parte peticionaria indicó que el 5 de abril de 1996, José Delfín Acosta Martínez,
afrodescendiente de nacionalidad uruguaya, fue detenido cuando se encontraba conversando con un brasileño
también afrodescendiente de nombre Wagner Gonçalves Da Luz y su novia. Señaló que varias personas, incluido
el hermano de Wagner, Marcelo Gonçalves Da Luz, increparon a la policía por su accionar arbitrario y, a causa de
ello, la policía detuvo también al joven Marcelo.
7.
Añadió que José Delfín Acosta informó a los policías que él era uruguayo y los jóvenes brasileños;
que no estaban haciendo nada malo y que la detención era arbitraria ya que “evidentemente solo los arrestaban
por ser negros”. Subrayó que los tres detenidos fueron registrados por los policías, comprobando que ninguno
portaba armas por las que se les pudiera haber imputado algún delito. Añadió que a los tres los llevaron a la
Comisaría No.5° de la Policía Federal Argentina. La parte peticionaria afirmó que José Delfín Acosta fue esposado
y golpeado brutalmente hasta perder el conocimiento y quedar gravemente herido. Indicó que diversos testigos
observaron que fue sacado de la comisaría en una camilla, desnudo, con convulsiones e introducido a una
ambulancia, en la que falleció. Aseguró que fueron los golpes recibidos los que le provocaron la muerte.
8.
Sostuvo que la justificación ofrecida por las autoridades respecto de la detención de José Delfín
Acosta, se basó en dos argumentos: i) una supuesta denuncia anónima por posibles disturbios llevados a cabo por
persona alcoholizada y armada, y ii) con motivo de la aplicación del denominado “edicto de ebriedad” que se
encontraba vigente a la fecha de los hechos. La parte peticionaria argumentó que nunca se probó que la policía
hubiera recibido una llamada con la denuncia y que los edictos policiales conforme a los cuales la policía estaba
facultada a detener personas que se encontraren alterando el orden público, fueron derogados en 1998, por ser
inconstitucionales.
9.
La parte peticionaria subrayó que José Delfín Acosta Martínez se dedicaba a defender los
derechos humanos de “los africanos y afrodescendientes”, así como a difundir la cultura y costumbres. Afirmó que
los familiares hicieron todo lo posible para esclarecer los hechos pero se encontraron con una “corrupción
sistematizada”. Refirió que el juez de instrucción archivó la causa dos veces, sin haber realizado las pruebas
ofrecidas por la parte querellante para el esclarecimiento de los hechos.
10.
La parte peticionaria informó que el hermano de José Delfin Acosta, Ángel Acosta, se vio en la
necesidad de solicitar asilo político en España debido a intervenciones telefónicas, amenazas y atentados de que
fue objeto.
11.
Por lo anterior, la parte peticionaria sostuvo que el Estado violó el derecho a la integridad
personal y derecho a la vida de José Delfín Acosta toda vez que estando bajo la custodia de autoridades
argentinas, fue objeto de golpes que le causaron la muerte. Asimismo, alegó que el Estado violó el derecho a la
libertad personal de José Delfín Acosta, ya que fue detenido de manera injustificada, sin ser informado de las
causales de su detención.
12.
De igual modo, indicó que el Estado de Argentina es responsable por la violación de los derechos
a las garantías judiciales y a la protección judicial, toda vez que el juez de la causa seguida por la muerte de
José Delfín Acosta, decidió su archivo en dos ocasiones, sin aceptar testimoniales y pruebas ofrecidas por los
familiares, como lo eran careos y la pericia a las prendas y pertenencias de José Delfín para comprobar que no
hubieran sido lavadas. Afirmó que hubo falta de imparcialidad y objetividad de parte de las autoridades y que las
instancias superiores que conocieron de los varios recursos interpuestos, no realizaron una investigación a fondo
y se limitaron a confirmar los argumentos dados en primera instancia.
13.
Finalmente, señaló que hubo violación del derecho a la igualdad ante la ley, puesto que ese 5 de
abril de 1996, entre todas las personas que se encontraban en la calle, la policía decidió detener a tres ciudadanos
“que, curiosamente, eran negros y extranjeros”, por lo que afirman que la detención de José Delfín Acosta se basó
en motivos raciales y no legales.
B. Estado
14.
El Estado refirió que, según la versión policial, el operativo se llevó adelante como consecuencia
de una denuncia en donde se informaba que una persona se encontraba alcoholizada y armada y estaba armando
2

Select target paragraph3