30 de noviembre de 2017
Ref.:

Caso No. 11.686
Roberto Girón y Pedro Castillo Mendoza
Guatemala

Señor Secretario:
Tengo el agrado de dirigirme a usted, en nombre de la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos, con el objeto de someter a la jurisdicción de la Honorable Corte Interamericana de Derechos
Humanos, el Caso Nº 11.686 – Roberto Girón y Pedro Castillo Mendoza respecto de la República de
Guatemala (en adelante “el Estado”, “el Estado guatemalteco” o “Guatemala”).
El presente caso se relaciona con una serie de violaciones al debido proceso cometidas en el marco
del proceso penal contra las víctimas por los delitos de violación y asesinato que culminó en su condena a
la pena de muerte, y sus ejecuciones por medio de un pelotón de fusilamiento televisado.
La Comisión determinó que el Estado violó los derechos de las víctimas al tiempo los medios
adecuados para la defensa y a ser asistido por un defensor proporcionado por el Estado, porque en al
menos tres diligencias de importancia fundamental para el proceso, las víctimas no contaron con abogado
defensor, lo cual tuvo un impacto en el proceso tomando en cuenta que en una de dichas diligencias las
víctimas hicieron confesiones. Asimismo, los defensores de oficio designados con posterioridad, eran
estudiantes de derecho, sin la suficiente experiencia y capacitación para casos de pena de muerte. Por otra
parte, la CIDH concluyó que el método de ejecución de la pena de muerte a través de un pelotón de
fusilamiento resultó incompatible con el derecho a la integridad personal y la prohibición de tortura
porque el mismo no está diseñado para ocasionar el menor sufrimiento físico posible como exigen los
estándares internacionales. Esto quedó demostrado en el caso en el que una de las víctimas no falleció en la
primera descarga de balas, por lo que un miembro del pelotón se acercó a darle un tiro de gracia.
La CIDH también notó que las ejecuciones fueron televisadas para exponer al escarnio público a las
víctimas, y que esto en su conjunto violó los artículos 1 y 6 de la Convención Interamericana para Prevenir
y Sancionar la Tortura y el derecho a la integridad personal contemplado en la Convención Americana.
Finalmente, la CIDH determinó que el Estado violó el derecho a la vida por haber impuesto la pena de
muerte tras un proceso en el que se vulneró el derecho de defensa técnica adecuada.

Señor
Pablo Saavedra Alessandri, Secretario
Corte Interamericana de Derechos Humanos
Apartado 6906-1000
San José, Costa Rica

Select target paragraph3