2
4.
El escrito de 21 de enero de 2015, mediante el cual la Comisión Interamericana
de Derechos Humanos (en adelante también “la Comisión” o “la Comisión
Interamericana”) se refirió a la implementación de las medidas provisionales y a la
situación de los beneficiarios de las mismas.
CONSIDERANDO QUE:
1.
Guatemala es Estado Parte de la Convención Americana sobre Derechos Humanos
(en adelante también “la Convención Americana” o “la Convención”) desde el 25 de mayo
de 1978 y reconoció la competencia contenciosa de la Corte el 9 de marzo de 1987.
2.
El artículo 63.2 de la Convención Americana dispone que, “[e]n casos de extrema
gravedad y urgencia, y cuando se haga necesario evitar daños irreparables a las
personas, la Corte, en los asuntos que esté conociendo, podrá tomar las medidas
provisionales que considere pertinentes. Si se tratare de asuntos que aún no estén
sometidos a su conocimiento, podrá actuar a solicitud de la Comisión”. La orden de
adoptar medidas es aplicable siempre y cuando se reúnan los requisitos básicos de
extrema gravedad y urgencia y de la necesidad de prevención de daños irreparables a las
personas 2. Estos tres requisitos son coexistentes y deben persistir para que la Corte
mantenga la protección ordenada; si uno de ellos ha dejado de tener vigencia,
corresponderá al Tribunal valorar la pertinencia de continuar con la protección ordenada 3.
3.
La disposición establecida en el artículo 63.2 de la Convención confiere un
carácter obligatorio a las medidas provisionales que ordene este Tribunal, ya que el
principio básico del Derecho Internacional, respaldado por la jurisprudencia internacional,
ha señalado que los Estados deben cumplir sus obligaciones convencionales de buena fe
(pacta sunt servanda) 4.
4.
En el Derecho Internacional de los Derechos Humanos las medidas provisionales
tienen un carácter no sólo cautelar, en el sentido de que preservan una situación jurídica,
sino fundamentalmente tutelar, por cuanto protegen derechos humanos, en la medida en
que buscan evitar daños irreparables a las personas. De esta manera, las medidas
provisionales se transforman en una verdadera garantía jurisdiccional de carácter
preventivo 5.
5.
El Estado ha solicitado a la Corte el “levantamiento y archivo” de las presentes
medidas provisionales. Al respecto, la Corte reitera que, en razón de su competencia, en
2

Cfr. Caso del Periódico “La Nación”. Medidas Provisionales respecto de Costa Rica. Resolución de la
Corte Interamericana de Derechos Humanos de 7 de septiembre de 2001, Considerando cuarto, y Asunto del
Complejo Penitenciario de Pedrinhas respecto de Brasil. Resolución Corte Interamericana de Derechos Humanos
de 14 de noviembre de 2014, Considerando cuarto.
3
Cfr. Caso Carpio Nicolle y otros. Medidas Provisionales respecto de Guatemala. Resolución de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos de 6 de julio de 2009, Considerando segundo, y Caso Mack Chang y
otros. Medidas Provisionales respecto de Guatemala. Resolución de la Corte Interamericana de Derechos
Humanos de 14 de mayo de 2014, considerando décimo sexto. También, mutatis mutandi, Asunto del Complejo
Penitenciario de Pedrinhas respecto de Brasil, Considerando séptimo.
4
Cfr. Asunto James y otros. Medidas Provisionales respecto de Trinidad y Tobago. Resolución de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos de 14 de junio de 1998, Considerando sexto, y Asunto Danilo Rueda.
Medidas Provisionales respecto de Colombia. Resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de
28 de mayo de 2014, Considerando segundo.
5

Cfr. Caso del Periódico “La Nación”, Considerando cuarto, y Asunto del Complejo Penitenciario de
Pedrinhas respecto de Brasil, Considerando cuarto.

Select target paragraph3