RESOLUCIÓN DE LA
CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS

DE 20 DE NOVIEMBRE DE 2015
CASOS HILAIRE, CONSTANTINE Y BENJAMIN Y OTROS Y CAESAR
VS. TRINIDAD Y TOBAGO
SUPERVISIÓN DE CUMPLIMIENTO DE SENTENCIA
VISTO:
1.
Las Sentencias de fondo, reparaciones y costas emitidas por la Corte
Interamericana de Derechos Humanos (en adelante “la Corte”, “la Corte
Interamericana” o “el Tribunal”) el 21 de junio de 2002 1 y el 11 de marzo de 2005 2, en
los casos Hilaire, Constantine y Benjamin y otros y Caesar, respectivamente, ambos,
contra la República de Trinidad y Tobago (en adelante “el Estado” o “Trinidad y
Tobago”). En el fallo del caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros, la Corte declaró
al Estado responsable por la violación del derecho a la vida, a la integridad personal, a
la libertad personal y a las garantías judiciales y protección judicial protegidos en la
Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante “la Convención
Americana” o “la Convención”), en perjuicio de 32 personas declaradas culpables de
homicidio intencional y condenadas a pena de muerte conforme a la Ley de Delitos
contra la Persona, que preveía esa pena obligatoria para ese delito 3. En el fallo del
caso Caesar, el Estado fue declarado responsable por la violación del derecho a la
integridad personal así como a las garantías judiciales y la protección judicial en
perjuicio del señor Winston Caesar, por la ejecución de la condena a 20 años de prisión
con trabajos forzados y a recibir 15 azotes en 1998. Lo anterior, tras ser sentenciado
en 1992 por tentativa de violación sexual, conforme a la Ley de Delitos contra la
Persona de Trinidad y Tobago 4. En ambos casos, la Corte determinó que las referidas

1

Cfr. Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros Vs. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y
Costas. Sentencia de 21 de junio de 2002. Serie C No. 94. El texto íntegro de dicha Sentencia se encuentra
disponible en: http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/Seriec_94_esp.pdf. Dicha Sentencia fue
notificada el 5 de julio de 2002.
2
Cfr. Caso Caesar Vs. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia 11 de marzo
2005. Serie C No. 123. El texto íntegro de dicha Sentencia se encuentra disponible en:
http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/seriec_123_esp.pdf. Dicha Sentencia fue notificada el 8 de
abril de 2005.
3
Las 32 víctimas acudieron a los procedimientos internos respectivos para la revisión de sus
condenas, y en algunos de los casos, no se respetaron las garantías del debido proceso, en virtud de
diversos factores como la demora injustificada en los procesos y la falta de disponibilidad de asistencia
letrada y de otros tipos de asistencia especializada. Además, la detención de todas las víctimas se realizó en
condiciones de agudo hacinamiento y falta de higiene. De las 32 víctimas, al momento de la sentencia, 30 se
encontraban detenidas en las prisiones de Trinidad y Tobago y en espera de su ejecución en la horca, siendo
las únicas excepciones Joey Ramiah, quien ya había sido ejecutado, y Wayne Matthews, cuya pena fue
conmutada.
4
Las normas que autorizaron la imposición de penas corporales en Trinidad y Tobago estaban
contenidas en dos leyes, siendo la Ley de Penas Corporales una de estas. El 5 de febrero de 1998, el señor
Caesar fue sometido a 15 azotes con el “gato de nueve colas”, en cumplimiento de su sentencia. Al
momento de la Sentencia, el señor Caesar había cumplido 13 de los 20 años a los cuales fue condenado.
Además, la Corte determinó que el Estado incumplió con las normas sobre condiciones de detención, ya que

Select target paragraph3