RESOLUCIÓN DEL PRESIDENTE DE LA
CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
DE 21 DE AGOSTO DE 2018
CASO COLINDRES SCHONENBERG VS. EL SALVADOR

VISTO:
1.
El escrito de sometimiento del caso y el Informe de Fondo de la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos (en adelante “la Comisión Interamericana” o “la
Comisión”); el escrito de solicitudes, argumentos y pruebas (en adelante el “escrito de
solicitudes y argumentos”) de los representantes de la presunta víctima1 (en adelante “los
representantes”), y el escrito de contestación al sometimiento del caso y al escrito de
solicitudes y argumentos (en adelante “escrito de contestación”) de la República de El
Salvador (en adelante “El Salvador” o “el Estado”).
2.
Las listas definitivas de declarantes presentadas por los representantes y la Comisión,
y las correspondientes observaciones a dichas listas presentadas por el Estado y la
Comisión.
CONSIDERANDO QUE:
1.
El ofrecimiento y la admisión de la prueba, así como la citación de declarantes se
encuentran regulados en los artículos 35.1.f, 40.2.c, 41.1.c, 46, 47, 48, 50, 52.3, 57 y 58
del Reglamento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (en adelante “la Corte
Interamericana”, “la Corte” o “el Tribunal”).
2.
La Comisión ofreció una declaración pericial. Los representantes ofrecieron la
declaración de la presunta víctima. Por su parte, el Estado no propuso declarantes.
3.
La Corte garantizó a las partes el derecho de defensa respecto de los ofrecimientos
probatorios oportunamente realizados. Tanto el Estado como la Comisión informaron que no
tenían observaciones. Los representantes no presentaron observaciones.
4.
En vista de que ninguna de las declaraciones ha sido objetada el Presidente considera
pertinente admitir dichas pruebas, a efectos de que el Tribunal pueda apreciar su valor en la
debida oportunidad procesal, dentro del contexto del acervo probatorio existente y según las
reglas de la sana crítica. Por consiguiente, el Presidente admite la declaración de la presunta
víctima, el señor Eduardo Benjamín Colindres Schonenberg, y del perito propuesto por la
Comisión, el señor Perfecto Andrés Ibáñez. Con respecto a este último, el dictamen pericial
propuesto puede resultar útil y pertinente puesto que los temas que serían referidos por el
declarante se relacionan con el principio de independencia judicial y sus implicaciones en el
derecho a la inamovilidad de los jueces y juezas. Por tanto, este peritaje trasciende los
1

Los representantes en el presente caso son el Instituto de Derechos Humanos de la Universidad
Centroamericana José Simeón Cañas (IDHUCA).

Select target paragraph3