4 5. Que la Comisión Interamericana no presentó observaciones a las pruebas testimoniales y periciales ofrecidas por el Estado y los representantes (supra Visto 11). 6. Que los representantes presentaron observaciones sobre uno testimonios y una de las pericias ofrecidas por el Estado (supra Visto 12). de los 7. Que el Estado presentó observaciones sobre las dos pruebas periciales presentadas por la Comisión y los representantes, y sobre dos testimonios propuestos por los representantes (supra Vistos 3 y 9). 8. Que en un tribunal internacional cuyo fin es la protección de los derechos humanos, como es la Corte, el procedimiento reviste particularidades propias que le diferencian del procedimiento en el derecho interno. Aquél es menos formal y más flexible que éste, sin que por ello deje de velar por la seguridad jurídica y por el equilibrio procesal de las partes 1. Por eso la Corte, en ejercicio de su función contenciosa, tiene amplias facultades para recibir la prueba que estime necesaria o pertinente. * * * 9. Que es necesario asegurar el conocimiento de la verdad y la más amplia presentación de hechos y argumentos por las partes, en todo lo que sea pertinente para la solución de las cuestiones controvertidas, garantizando a éstas tanto el derecho a la defensa de sus respectivas posiciones como la posibilidad de atender adecuadamente los casos sujetos a la consideración de la Corte, teniendo en cuenta que su número ha crecido considerablemente y se incrementa de manera constante. Además, es necesario que esa atención se actualice en un plazo razonable, como lo requiere el efectivo acceso a la justicia. En razón de lo anterior, es preciso recibir por declaración rendida ante fedatario público (affidávit) el mayor número posible de testimonios y dictámenes, y escuchar en audiencia pública a los testigos y peritos cuya declaración directa resulte verdaderamente indispensable, tomando en cuenta las circunstancias del caso y el objeto de los testimonios y dictámenes. 10. Que en cuanto a las personas ofrecidas como testigos y peritos por la Comisión, los representantes y el Estado, cuya declaración o comparecencia no haya sido objetada por las partes, esta Presidencia considera conveniente recabar dicha prueba, a efectos de que el Tribunal pueda apreciar su valor en la debida oportunidad, dentro del contexto del acervo probatorio existente y según las reglas de la sana crítica. Esas personas son las siguientes: 1) Santander Tristán Donoso, testigo ofrecido por la Comisión Interamericana y los representantes; 2) Aimée Urrutia; 3) Italo Isaac Antonioni; 4) Carlos María Ariz; y 5) Walid Zayed, testigos propuestos por los representantes; y 6) José Ayú Prado; y 7) Olmedo Sanjur, testigo y perito, respectivamente, propuestos por el Estado. Esta Presidencia determinará el 1 Cfr. Caso de la “Masacre de la Rochela”. Resolución del Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 22 de diciembre de 2006, considerando vigésimo tercero; Caso Escué Zapata. Resolución del Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 20 de diciembre de 2006, considerando décimo quinto; y Caso García Prieto. Resolución del Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 14 de diciembre de 2006, considerando décimo.

Select target paragraph3