como consecuencia de la nulidad del proceso, el señor Cortez solicitó la devolución de la fianza. Sin embargo, señaló que dicha solicitud fue denegada por las autoridades competentes. B. Estado 8. El Estado alegó que no tiene responsabilidad internacional en el presente caso. Ello debido a que las dos detenciones del señor Cortez y el proceso penal que se le siguió se realizaron conforme a lo establecido en el ordenamiento jurídico interno y a los estándares internacionales. 9. En relación con el proceso penal seguido ante la jurisdicción penal militar, el Estado indicó que “al remitir el proceso a la jurisdicción ordinaria subsanó cualquier tipo de ilegalidad o violación a los derechos humanos”. Sostuvo que el proceso penal ante el fuero civil respetó todas las garantías del debido proceso. Indicó que la presunta víctima siempre tuvo conocimiento de los motivos de su detención. 10. Respecto de la primera detención en contra del señor Cortez, Ecuador alegó que nunca interpuso el recurso de hábeas corpus a efectos de cuestionar la misma. En relación con la segunda detención, el Estado sostuvo que ésta se realizó con base en orden judicial. Agregó que la presunta víctima presentó un recurso de hábeas corpus, el cual se declaró que se pusiera en libertad al señor Cortez. 11. En relación con los alegatos sobre actos de tortura cometidos en perjuicio del señor Cortez, el Estado ecuatoriano sostuvo que la parte peticionaria no presentó prueba documental que los sustente. Sostuvo que las declaraciones del señor Cortez sobre estos hechos son contradictorias entre sí. Agregó que el certificado médico realizado durante la primera detención del señor Cortez describió su buen estado de salud. 12. Respecto de los alegatos sobre la vulneración del derecho de propiedad privada¸ el Estado indicó que la fianza se fijó de manera legal como medida alternativa a la prisión preventiva. Indicó que dicha fianza fue practicada dentro de los parámetros establecidos en la ley, al ser depositada en el Banco Central del Ecuador. III. DETERMINACIONES DE HECHO A. Sobre la primera detención del señor Cortez y el proceso penal militar 13. En la época de los hechos Gonzalo Orlando Cortez Espinoza era miembro de las Fuerzas Armadas Ecuatorianas, ocupando inicialmente el puesto de técnico aeronáutico y alcanzando con posterioridad el rango de Sargento Segundo de la Fuerza Aérea2. El 28 de febrero de 1994 el Ministerio de Defensa Nacional concedió la baja militar solicitada voluntariamente por el señor Cortez3. Luego de su retiro y hasta inicios de 1997 el señor Cortez trabajó como técnico en la compañía privada Ícaro4. 14. El 21 de enero de 1997 el señor Cortez rindió una declaración ante el Jefe del Departamento de Inteligencia del Comando Aéreo de Transportes y el Fiscal Militar de la Primera Zona Aérea, en el contexto de una investigación iniciada sobre un posible ilícito de sustracción y venta de un equipo de radionavegación de un avión de la Fuerza Aérea Ecuatoriana. El testimonio del señor Cortez indica lo siguiente: He sido visitado hace unos tres meses aproximadamente por el ingeniero Juan Guevara representante de varias compañías americanas de mantenimiento y reparación de equipos de aviación (…) quien me solicitara le consiga equipos de aviónica a lo que le indiqué que no estaba a mi alcance pero que podía tal vez hacer un contacto con una persona para ver si le podía obtener lo que él deseaba, por lo que hice contacto con el sargento primero de aviación Patricio Caizapanta quien quedó en estudiar la posibilidad de Anexo 1. Ministerio de Defensa Nacional. Archivo de personas de las Fuerzas Armadas. Liquidación de tiempo de servicio No. 000557 del 3 de marzo de 2005. Anexo a la comunicación de la parte peticionaria de 2 de diciembre de 2013. 3 Anexo 1. Ministerio de Defensa Nacional. Archivo de personas de las Fuerzas Armadas. Liquidación de tiempo de servicio No. 000557 del 3 de marzo de 2005. Anexo a la comunicación de la parte peticionaria de 2 de diciembre de 2013. 4 Anexo 2. Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social. Carnet de afiliación de Gonzalo Orlando Cortez Espinoza. Certificados patronales de entrada y salida del empleado o trabajador. Anexo a la petición de 29 de marzo de 2000. 2 2

Select target paragraph3