INFORME No. 125/12 CASO 12.354 FONDO PUEBLOS INDÍGENAS KUNA DE MADUNGANDI Y EMBERA DE BAYANO Y SUS MIEMBROS PANAMÁ 13 de noviembre de 2012 I. RESUMEN 1. El 11 de mayo de 2000 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (en adelante "la Comisión Interamericana", "la Comisión" o "la CIDH") recibió una petición presentada por International Human Rights Law Clinic of the Washington College of Law, el Centro de Asistencia Legal Popular 1 (CEALP), la Asociación Napguana, y Emily Yozell (en adelante "los peticionarios") , en favor de los 2 pueblos indígenas Kuna de Madungandí y Emberá de Bayano y sus miembros (en adelante “las presuntas víctimas”), en contra de la República de Panamá (en adelante “Estado panameño”, “Panamá” o “el Estado”). 2. Los peticionarios alegaron que, a raíz de la construcción de la Represa Hidroeléctrica del Bayano entre los años 1972 y 1976, los pueblos indígenas Kuna de Madungandí y Emberá del Bayano fueron obligados a abandonar su territorio ancestral, el cual fue inundado con el embalse de la represa. Afirmaron que, en vista de que carecían de otra alternativa, se vieron obligados a reubicarse a las nuevas tierras ofrecidas por el Estado como de mejor calidad y cantidad, y a aceptar las indemnizaciones económicas que serían pagadas a cambio de la destrucción e inundación de su territorio ancestral. Señalaron que, no obstante, los compromisos no fueron cumplidos, puesto que las indemnizaciones no se pagaron en su totalidad y las tierras otorgadas no cumplieron con las características ofrecidas. Con relación al pueblo indígena Kuna de Madungandí, afirmaron que si bien el Estado reconoció formalmente en 1996 su derecho a la propiedad colectiva sobre las tierras que habitan, no ha cumplido con brindar protección efectiva frente a la constante invasión por parte de personas no indígenas. Respecto al pueblo indígena Emberá del Bayano, sostuvieron que el Estado no ha cumplido a la fecha con titular, delimitar y demarcar el territorio que ocupan, sino que, por el contrario, ha otorgado títulos de propiedad a terceras personas y ha permitido su apropiación ilegal por parte de campesinos. 3. El Estado, por su parte, sostuvo que no ha violado los derechos humanos de las presuntas víctimas, puesto que la construcción de la represa hidroeléctrica estuvo precedida por estudios técnicos para reducir su impacto negativo, y la realización de acuerdos con los pueblos indígenas Kuna y 1 En nota recibida el 30 de octubre de 2008, International Human Rights Law Clinic of the Washington College of Law informó que el cacique Félix Mato Mato, representante legal de la Comarca de Madungandí había designado al bufete Rubio, Álvarez, Solís & Abrego como sus nuevos representantes. Posteriormente, en nota recibida el 1 de mayo de 2009, International Human Rights Law Clinic of the Washington College of Law informó que se habían rescindido los servicios de dicha firma de abogados. En la misma comunicación, se envió el otorgamiento de representación por parte del Cacique General del Congreso de Madungandí a “International Human Rights Law Clinic of the Washington College of Law, Centro de Asistencia Legal Popular, firma de abogados de Panamá y la Organización Kuna de Madungandi (ORKUM)”. En escrito de fecha 17 de octubre de 2011, recibido por la CIDH el 27 de octubre de 2011, los peticionarios presentaron un nota, emitida por el Congreso General Kuna de Madungandí y el Congreso Regional Emberá del Alto Bayano, mediante la cual reiteran el poder conferido a International Human Rights Law Clinic of the Washington College of Law y otorgan poder al abogado Horacio Rivera, para su representación en el caso. Mediante nota recibida el 2 de marzo de 2012, el Congreso General Emberá del Bayano informó que, en lo que respecta a sus comunidades, el peticionario es el CEALP, particularmente el abogado Héctor Huertas. En escrito recibido por la CIDH el 13 de julio de 2012, se presentó nota mediante la cual el Congreso General de la Comarca Kuna de Madungandí autoriza a Horacio Rivera como su representante para el presente caso. 2 La CIDH toma nota del escrito enviado el 19 de octubre de 2012 por el CEALP, representante de las comunidades Emberá del Bayano en el presente caso, mediante el cual comunicó que “de acuerdo a una decisión de las autoridades indígenas Gunas de Panamá, se aprobó el alfabeto del idioma Guna, en donde se eliminó la letra K del mismo por ende los documentos oficiales se deben referir de 2010 en adelante a denominar al Pueblo Kuna, con la denominación correcta que es GUNA”. Asimismo, informó que el 22 de noviembre de 2010 fue promulgada la Ley 88 “Que reconoce las lenguas y los alfabetos de los pueblos indígenas de Panamá y dicta normas para la Educación Intercultural Bilingüe”. Según el artículo 2 y el anexo de dicha Ley, el alfabeto de la lengua Kuna no contiene la letra “K”.

Select target paragraph3