2 CONSIDERANDO QUE: 1. Nicaragua ratificó la Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante también “la Convención Americana” o “la Convención”) el 25 de septiembre de 1979 y, de acuerdo con su artículo 62, reconoció la competencia contenciosa de la Corte el 12 de febrero de 1991. 2. El artículo 63.2 de la Convención establece que “[e]n casos de extrema gravedad y urgencia, y cuando se haga necesario evitar daños irreparables a las personas”, la Corte podrá tomar, a solicitud de la Comisión, las medidas provisionales que considere pertinentes en los asuntos que aún no estén sometidos a su conocimiento. Asimismo, el artículo 27.2 del Reglamento de la Corte señala que: “[s]i se tratare de asuntos aún no sometidos a su conocimiento, la Corte podrá actuar a solicitud de la Comisión”. 3. En el Derecho Internacional de los Derechos Humanos las medidas provisionales tienen un carácter no sólo cautelar, en el sentido de que preservan una situación jurídica, sino fundamentalmente tutelar, por cuanto protegen derechos humanos, en tanto que buscan evitar daños irreparables a las personas. Éstas se aplican siempre y cuando se reúnan los requisitos básicos de extrema gravedad y urgencia y de la prevención de daños irreparables a las personas. De esta manera, las medidas provisionales se transforman en una verdadera garantía jurisdiccional de carácter preventivo. 4. En vista de la información remitida por la Comisión, a continuación la Corte se pronunciará sobre la solicitud de ampliación de medidas provisionales para los defensores Lottie Cunningham Wrem y José Medrana Coleman. A) Solicitud de ampliación de medidas provisionales 5. La Comisión sustenta la solicitud de ampliación en las graves amenazas a la vida y la integridad a través de hostigamientos por declaraciones de una autoridad pública y fotografías amenazantes circuladas en medios digitales y radial incitando a la violencia y la agresión contra los defensores mencionados anteriormente; todo esto, bajo el contexto actual de los conflictos territoriales de la Región de la Costa Caribe y las protestas sociales y la represión violenta que ocurre en Nicaragua. Asimismo, señalaron un recrudecimiento en las amenazas o amedrentamientos contra la defensora Lottie Cunningham y el defensor José Coleman. 6. En cuanto a hechos relacionados a Lottie Cunningham2 mencionan los siguientes: i) manifestación pública de la alcaldesa de Waspam en la que indica que la defensora Cunningham tiene “problemas mentales” y que había utilizado a las comunidades indígenas para enriquecerse; estas declaraciones habrían sido repetidas en una reunión en la comunidad de San Jerónimo en la que la alcaldesa habría indicado a los pobladores que se mantuvieran alejados de ella dado que solo buscaría enriquecerse con el conflicto; ii) el señor Stedman Fagoth, dueño de la emisora “Il Bila”, identificada por CEJUDHCAN como una radio adscrita al gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional habría difamado a Lottie Cunningham en varios de sus programas; iii) imágenes circuladas contra Lottie Cunningham a través de las plataformas digitales Facebook y WhatsApp en las que se pueden observar mensajes como “esta mujer anda en las comunidades con un millón de dólares pagando a la gente para armar el caos, si la miran quítenle todo el dinero que ande”. Además, dejan en evidencia mensajes compartidos en los que se brinda la ubicación de la casa de la defensora Cunningham, de igual 2 Lottie Cunningham se presenta en calidad de Presidenta del Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (CEJUDHCAN).

Select target paragraph3