_____________________________________________________________________________________
8 de agosto de 2020
REF.:

Caso Nº 11.641
Pedro Julio Movilla Galarcio y Familiares
Colombia

Señor Secretario:
Tengo el agrado de dirigirme a usted, en nombre de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos,
con el objeto de someter a la jurisdicción de la Honorable Corte Interamericana de Derechos Humanos, el caso
No. 11.641– Pedro Julio Movilla Galarcio y Familiares, respecto de la República de Colombia (en adelante “el
Estado”, “el Estado colombiano” o “Colombia”). El caso se relaciona con la responsabilidad internacional del
Estado por la desaparición forzada de Pedro Julio Movilla, líder sindical, militante del partido político de
izquierda PCC-ML, y activista social colombiano, ocurrida el 13 de mayo de 1993.
En su informe de fondo 149/18, la Comisión determinó que existen múltiples elementos indiciarios,
circunstanciales y de contexto para atribuir la desaparición de la víctima al Estado. Así, la Comisión resaltó que
a la época de los hechos, existió un contexto de persecución específico contra las personas con el perfil político
y social del señor Movilla. En particular, la Comisión consideró que confluían al menos tres contextos relevantes
a efectos del caso: el contexto relativo a la identificación de sindicalistas dentro de la noción de enemigo interno
en los manuales estatales de inteligencia y contraguerrilla; la violencia política en Colombia, que derivó en
alarmantes cifras de ejecuciones y desapariciones de personas vinculadas con ciertos partidos políticos con las
características del PCC-ML; y la alta incidencia de desapariciones forzadas en el marco del conflicto armado en
Colombia.
Asimismo, la Comisión corroboró la existencia de otros elementos que apuntaban a la persecución
sufrida por él y su familia, tales como seguimientos, avistamiento de vehículos desconocidos estacionados fuera
de su casa, las advertencias de desconocidos en la calle a la víctima para que se preocupara por su seguridad,
entre otros. Sumado a ello, la Comisión tomo en consideración la existencia de actividades de inteligencia por
parte de cuerpos de seguridad del Estado, respecto del señor Movilla, las cuales lo identificaban con detalles
tanto de su labor sindical como de su militancia política, así como una supuesta vinculación a un grupo
guerrillero, todo lo cual lo colocaba en posición de ser blanco de los cuerpos de seguridad del Estado en la época
de los hechos.
Frente a los anteriores aspectos que sugieren a la participación de agentes estatales en la desaparición
de la víctima, la Comisión observó que frente a la noticia de la desaparición, existió un rechazo apresurado del
habeas corpus presentado para dar con su paradero, con fundamento en la formalidad de no haber identificado
el lugar de la detención, cuestión que se tradujo en una negativa a establecer la detención y destino de la víctima.
Asimismo, si bien se realizaron tres visitas realizadas a centros de detención, en los diez días siguientes a la
denuncia de su desaparición, en el marco de la investigación disciplinaria y las visitas a instalaciones de
medicina legal, en el marco de la investigación penal, la Comisión estimó que no fueron suficientes para revelar
la suerte o paradero de Pedro Julio Movilla Galarcio.
Señor
Pablo Saavedra Alessandri
Secretario
Corte Interamericana de Derechos Humanos
San José, Costa Rica

Select target paragraph3