20 de agosto de 2020

REF.:

Caso Nº 12.921
Herminio Deras García y familia
Honduras

Señor Secretario:
Tengo el agrado de dirigirme a usted, en nombre de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos,
con el objeto de someter a la jurisdicción de la Honorable Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Caso
12.921 – Herminio Deras García y familia, de la República de Honduras (en adelante “el Estado”, “el Estado
hondureño” u “Honduras”). El caso se refiere a la responsabilidad internacional del Estado por la ejecución
extrajudicial de Herminio Deras García, maestro, dirigente del Partido Comunista de Honduras y asesor de
varios sindicatos de la costa norte de Honduras, así como a las amenazas, detenciones ilegales y actos de tortura
en contra de sus familiares. Estos hechos se llevaron a cabo en un contexto de graves violaciones a los derechos
humanos ocurridas en Honduras durante la década de 1980.
Entre los años 1977 y 1982 el señor Deras y varios de sus familiares fueron objeto de actos de
allanamiento, detenciones, golpes y amenazas cometidos en muchos casos por agentes públicos. Ello, debido a
la participación del señor Deras y sus familiares en actividades políticas y en organizaciones sindicales. A pesar
de haber denunciado estos hechos, no se realizó ninguna investigación. En la madrugada del 29 de enero de
1983 Herminio Deras fue detenido por miembros del Batallón 3-16 durante una inspección de tránsito y
posteriormente ejecutado en su vehículo. El 30 de julio de 1998 el Ministerio Público presentó una denuncia
contra los miembros del Batallón 3-16 por la muerte del señor Deras. El 23 de mayo de 2005 el agente militar
Marco Tulio Regalado fue condenado en segunda instancia a doce años de prisión por el delito de asesinato y
el 27 de febrero de 2009 el Juzgado de Ejecución dictó orden de captura. La CIDH no cuenta con información
sobre la captura del señor Tulio Regalado.
En su Informe de Fondo la Comisión determinó que lo sucedido en el presente caso constituyó una
ejecución extrajudicial, en violación al derecho a la vida de Herminio Deras García, establecido en el artículo
4.1 de la Convención Americana, en relación con su artículo 1.1. La Comisión observó además que dicha
ejecución se dio en el marco de la “doctrina de seguridad nacional”, lo cual implicó la adopción de una práctica
de graves violaciones de derechos humanos, y que la condición de líder sindical y dirigente político del Partido
Comunista del señor Deras se circunscribe al tipo de perfil considerado como objetivo del gobierno de la época.
La Comisión consideró asimismo que la ejecución extrajudicial del señor Deras, al haber sido cometida con un
claro móvil de represalia por sus actividades como líder político y sindical, vulneró también sus derechos a la
libertad de expresión y de asociación, establecidos en los artículos 13.1 y 16.1 de la Convención Americana, en
relación con su artículo 1.1.
‘
Señor
Pablo Saavedra Alessandri
Secretario
Corte Interamericana de Derechos Humanos
San José, Costa Rica

Select target paragraph3