Corte Interamericana de Derechos Humanos
Caso Fairén Garbi y Solís Corrales Vs. Honduras
Sentencia de 15 de marzo de 1989
(Fondo)

En el caso Fairén Garbi y Solís Corrales,
la Corte Interamericana de Derechos Humanos, integrada por los siguientes jueces:
Rafael Nieto Navia, Presidente
Héctor Gros Espiell, Vicepresidente
Rodolfo E. Piza E., Juez
Thomas Buergenthal, Juez
Pedro Nikken, Juez
Héctor Fix-Zamudio, Juez
Rigoberto Espinal Irías, Juez ad hoc;
presentes, además,
Charles Moyer, Secretario, y
Manuel Ventura, Secretario Adjunto
de acuerdo con el artículo 44.1 de su Reglamento (en adelante el "Reglamento"), dicta la
siguiente sentencia sobre el presente caso introducido por la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos contra el Estado de Honduras.
1.
Este caso fue sometido a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (en adelante "la
Corte") por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (en adelante "la Comisión") el 24
de abril de 1986. Se originó en una denuncia (No. 7951) contra el Estado de Honduras (en
adelante "Honduras", o "el Gobierno"), recibida en la Secretaría de la Comisión el 14 de enero de
1982.
2.
Al introducir la demanda, la Comisión invocó los artículos 50 y 51 de la Convención
Americana sobre Derechos Humanos (en adelante "la Convención" o "la Convención Americana").
La Comisión sometió este caso con el fin de que la Corte decida si hubo violación, por parte del
Estado involucrado, de los artículos 4 (Derecho a la Vida), 5 (Derecho a la Integridad Personal) y
7 (Derecho a la Libertad Personal) de la Convención, en perjuicio del señor Francisco Fairén Garbi
y de la señorita Yolanda Solís Corrales. Asimismo, solicitó que la Corte disponga "que se reparen
las consecuencias de la situación que ha configurado la vulneración de esos derechos y se otorgue
a la parte o partes lesionadas una justa indemnización".
3.
Según la denuncia presentada ante la Comisión, los costarricenses Francisco Fairén Garbi,
estudiante y empleado público, y Yolanda Solís Corrales, educadora, desaparecieron en Honduras
el 11 de diciembre de 1981 cuando viajaban en tránsito por ese país con destino a México. De
acuerdo con lo denunciado, las autoridades hondureñas negaron que hubieran ingresado a ese
país. Sin embargo, el Gobierno de Nicaragua certificó su salida hacia Honduras el 11 de diciembre
de 1981 a las 4:00 p.m. por el puesto fronterizo de Las Manos y, posteriormente, entregó
fotocopias de las tarjetas migratorias llenadas de puño y letra de los viajeros.

Select target paragraph3