3
2.
La Comisión ofreció como prueba un dictamen pericial, los representantes
ofrecieron la declaración de dos presuntas víctimas, dos peritos y, según se resuelve
en esta Resolución, un testimonio (infra Considerandos 10 y 11), y el Estado ofreció
cuatro testimonios (supra Vistos 1, 2, y 5).
3.
La Corte garantizó a las partes el derecho de defensa respecto de los
ofrecimientos probatorios realizados en sus escritos de sometimiento del caso, de
solicitudes y argumentos, y de contestación, así como en sus listas definitivas (supra
Visto 11).
4.
En cuanto a las declaraciones y dictámenes periciales ofrecidos por las partes y
la Comisión que no han sido objetados y son admisibles de acuerdo a las normas
pertinentes, esta Presidencia considera conveniente recabar dicha prueba, a efectos de
que el Tribunal pueda apreciar su valor en la debida oportunidad procesal, dentro del
contexto del acervo probatorio existente y según las reglas de la sana crítica. Se trata
de las declaraciones de dos presuntas víctimas propuestas por los representantes:
Leopoldo García Lucero y Elena García; de la testigo María Luisa Sepúlveda, propuesta
por los representantes (infra Considerandos 10 y 11); de los testigos José Ricardi
Romero, Paula Godoy Echegoyen, Claudia Villalobos Pino y Claudio Valdivia Rivas,
propuestos por el Estado; de las peritos Nora Sveaass y Cath Collins, propuestas por
los representantes, y de la perito Felícitas Treue (infra Considerandos 6 a 9),
propuesta por la Comisión. El objeto de estas declaraciones y la forma en que serán
recibidas serán determinados por esta Presidencia en la parte resolutiva de la presente
Resolución (infra puntos resolutivos 1 y 5).
5.
Sin perjuicio de lo anterior, es pertinente realizar ciertas consideraciones
particulares sobre algunas de las pruebas ofrecidas. Así, a continuación se examinará
en forma particular la admisibilidad de la prueba pericial propuesta por la Comisión
Interamericana. Con posterioridad se analizará la admisibilidad y carácter de una
declaración propuesta por los representantes. Luego se señalarán las modalidades en
que se recibirá la prueba ofrecida y admitida. Finalmente, se harán consideraciones
sobre los alegatos y observaciones finales.
A. Prueba pericial ofrecida por la Comisión Interamericana
6.
La Comisión Interamericana ofreci�� como prueba un peritaje de la señora
Felicitas Treue (supra Vistos 1 y 8, y Considerando 4), para referirse a “estándares
internacionales relevantes al momento de analizar las obligaciones estatales de
reparación frente a graves violaciones de derechos humanos como la tortura” y aclaró
que la perito se “referir[ía] a la aplicación de estos estándares en situaciones
particulares como el exilio o la discapacidad permanente, y explicar[ía] los diferentes
componentes de una reparación integral en estas circunstancias”.
7.
La Presidencia recuerda que, de acuerdo con lo establecido en el artículo 35.1.f
del Reglamento, la “eventual designación de peritos” podrá ser efectuada por la
Comisión Interamericana “cuando se afecte de manera relevante el orden público
interamericano de derechos humanos”, cuyo fundamento y objeto tienen que ser
adecuadamente sustentados por la Comisión 2. El sentido de esta disposición hace de la
designación de peritos por parte de la Comisión un hecho excepcional, sujeto a ese
2
Cfr. Caso Pedro Miguel Vera Vera y otros Vs. Ecuador. Resolución del Presidente de 23 de diciembre
de 2010, Considerando noveno, y Caso de la Masacre de Santo Domingo Vs. Colombia. Resolución del
Presidente de 5 de junio de 2012, Considerando vigésimo tercero.

Select target paragraph3