INFORME Nº 77/03 1
PETICIONES 12.091 y 172/99
ADMISIBILIDAD
JUAN CARLOS CHAPARRO ALVAREZ
FREDDY HERNAN LAPO IÑIGUEZ
ECUADOR
22 de octubre de 2003
I.

RESUMEN

1. El 8 de septiembre de 1998 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (en adelante,
“la Comisión” o “la CIDH”), recibió una denuncia en la que se alegaba la violación de derechos
protegidos por la Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante, “la Convención
Americana”) por la República del Ecuador (en adelante, “el Estado” o “Ecuador”) en perjuicio del
Sr. Juan Carlos Chaparro Álvarez, ciudadano chileno, representado por el Dr. José Leonardo
Obando Laaz, y a partir del 2 de julio de 2002, por el Dr. Xavier Zavala Egas, sus abogados
ecuatorianos (en adelante, “el primer peticionario”). En la petición se denuncia la violación de los
artículos 7(2), (3), (5) y (6), 21(1) y (2) y 25(1), en conexión con el artículo 1(1) de la
Convención Americana; por su parte, en la petición revisada del 15 de agosto de 2002, se
denuncia la violación de los artículos 5(1), (2), 7(2), (3), (4), (5) y (6), 8(1), (2), 21(1), (2) y
25(1). Varios meses después, el 14 de abril de 1999, la Comisión recibió una denuncia en que se
alegaba la violación de derechos protegidos por la Convención Americana por parte del Ecuador,
en perjuicio del Sr. Freddy Hernán Lapo Iñiguez, ciudadano ecuatoriano representado por el Sr.
Juan Ferrusola Pereira, su abogado (en adelante, “el segundo peticionario”). Afirma la violación
del artículo 7(2), (3) y (5) en relación con el artículo 1(1) de la Convención Americana. La
Comisión decide consolidar las dos peticiones e un caso, según el artículo 29(1)(d) de su
Reglamento, por involucrar los mismos hechos.
2. El señor Chaparro, el primer peticionario, alega que el 15 de noviembre de 1997 fue detenido
en su hogar por la policía, sin orden de arresto, acusado de narcotráfico. El mismo día también
fueron detenidos algunos de los empleados de la empresa de su propiedad, AÍSLANTES PLUMAVIT
DEL ECUADOR CÍA. LTDA. (en adelante, la Fábrica Plumavit). El Sr. Chaparro fue recluido en una
celda de la prisión, donde permaneció cinco días para ser interrogado. Durante ese período, se
alega que el Estado violó la disposición que establece un máximo de 24 horas para la detención
incomunicado. No se le permitió contactar a su familia ni a su abogado, y tampoco se comunicó la
detención al consulado chileno. Se alegó que fabricaba recipientes de espuma de anime
(styrofoam) para la exportación de pescado en las que se introducían drogas. Se demostró por
pericia policial que los recipientes que fabrica el Sr. Chaparro son distintos de los incautados por
la policía. Tras 23 días de detención, se emitió una orden de detención contra el Sr. Chaparro,
pese a la evidencia de peritos y sin fundamento legal para las medidas adoptadas. El Sr. Chaparro
fue acusado de pertenecer a una organización de narcotraficantes. A la fecha de la presentación
de la petición, el Sr. Chaparro llevaba detenido 9 meses. Alega que su detención se basó en el
artículo 116 de la Ley sobre Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas que fue declarada
inconstitucional por la Resolución 119 del 24 de diciembre de 1997. Presentó la petición para
obtener su liberación. El Sr. Chaparro fue finalmente liberado el 22 de agosto de 1999 tras haber
estado detenido durante un año, seis meses y once días en el Centro de Rehabilitación Social de
Varones de Guayaquil. Aún hoy el caso no concluyó a nivel interno y se encuentra suspendido a
raíz de la liberación provisional a favor del acusado 2: El Sr. Chaparro afirma que ha sido arruinado
y que todo ello tuvo el propósito de incautar sus bienes, especialmente la Fábrica Plumavit,
adquirida tras veinticinco años de trabajo.honrado en Ecuador y otros tantos, antes, en Chile. El
Sr. Chaparro sostiene que todo ello tenía el propósito de confiscarle la fábrica.

1 El doctor Julio Prado Vallejo, ciudadano ecuatoriano, no participó en el debate del caso, de acuerdo con el artículo 17 del
Reglamento de la CIDH
2 En octubre de 2003 habrán transcurrido cuatro años y once meses desde que se inició el caso, sin llegar a concluir.

1

Select target paragraph3