INFORME No. 81/13
CASO 12.743
FONDO
HOMERO FLOR FREIRE
ECUADOR
4 de noviembre de 2013

I.

RESUMEN

1.
El 30 de agosto de 2002, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (en
adelante “la Comisión Interamericana”, “la Comisión”, o “la CIDH”) recibió una petición presentada por
Alejandro Ponce Villacís y Juan Manuel Marchán (en adelante “los peticionarios”) en la cual se alega la
responsabilidad de la República de Ecuador (en adelante “el Estado” o “el Estado ecuatoriano”) por la
baja de Homero Flor Freire (en adelante “Homero Flor”, “el señor Flor”, “la presunta víctima” o “el copeticionario”), Oficial de Policía Militar de la Fuerza Terrestre Ecuatoriana (en adelante “la Fuerza
Terrestre” o “el Ejército”) en virtud de la presunta comisión de una falta disciplinaria.
2.
El 15 de marzo de 2010 la Comisión aprobó el Informe No. 1/10, en el cual, sin prejuzgar
sobre el fondo del asunto, decidió continuar con el análisis de fondo relativo a la supuesta violación de
los artículos 8.1, 24 y 25 de la Convención Americana, todos ellos en relación con la obligación general
de respetar y garantizar los derechos, prevista en los artículos 1.1 y 2 de dicho instrumento
internacional, en perjuicio de Homero Flor Freire.
3.
Los peticionarios sostienen que varios derechos de Homero Flor fueron vulnerados a
partir de un proceso disciplinario iniciado en su contra, que culminó con la decisión de ordenar su baja
de la Fuerza Terrestre ecuatoriana. Alegan que esta decisión se basó en presuntos prejuicios
discriminatorios y en la distinción arbitraria e injustificada establecida en la legislación militar para
sancionar conductas sexuales dentro de un recinto militar, cuando se refiere a prácticas sexuales entre
personas del mismo sexo. Igualmente, los peticionarios aducen violaciones relacionadas al debido
proceso y a la protección judicial porque durante el trámite del proceso que dio lugar a su baja, Homero
Flor no tuvo la oportunidad de controvertir las pruebas testimoniales recabadas, y no contó con
recursos adecuados y efectivos para impugnar esta decisión.
4.
El Estado, por su parte, sostiene que el presente caso se relaciona con la aplicación de
disposiciones normativas que ya han sido derogadas del ordenamiento jurídico ecuatoriano, por lo que
es un asunto que ya fue resuelto a nivel interno, y también que se respetaron las garantías al debido
proceso y protección judicial al señor Flor. Asimismo, y dado a que no fue posible alcanzar una solución
amistosa, considera procedente que la CIDH proceda a realizar el análisis sobre el fondo del asunto y
emitir el informe respectivo.
5.
Tras analizar la posición de las partes, los hechos establecidos y el marco de derechos
humanos aplicable, la Comisión Interamericana concluyó que el Estado ecuatoriano es responsable por
la violación de los derechos consagrados en los artículos 8.1, 24 y 25 de la Convención Americana en
relación con sus artículos 1.1 y 2, en perjuicio de Homero Flor Freire. Con base en las conclusiones de
este informe, la CIDH hace las siguientes recomendaciones al Estado ecuatoriano: (1) reparar
integralmente al señor Homero Flor Freire en los términos indicados en este informe, tanto en el
aspecto material como moral, incluyendo medidas de satisfacción por los daños ocasionados; (2)

Select target paragraph3