INTER - AMERICAN COMMISSION ON HUMAN RIGHTS
COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
COMISSÃO INTERAMERICANA DE DIREITOS HUMANOS
COMMISSION INTERAMÉRICAINE DES DROITS DE L'HOMME
ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS
WASHINGTON, D.C. 2 0 0 0 6 EEUU

17 de marzo de 2013
Ref.:

Caso No. 12.288
Juan García Cruz y Santiago Sánchez Silvestre
México

Señor Secretario:
Tengo el agrado de dirigirme a usted en nombre de la Comisión Interamericana
de Derechos Humanos con el objeto de someter a la jurisdicción de la Honorable Corte
Interamericana de Derechos Humanos, el caso No. 12.288 Juan García Cruz y Santiago
Sánchez Silvestre respecto de los Estados Unidos Mexicanos (en adelante “el Estado”,
“el Estado mexicano” o “México”), relacionado la detención ilegal y tortura de Juan
García Cruz y Santiago Sánchez Silvestre, así como por sus posteriores condenas a 3
años y 40 años de prisión, como consecuencia de dos juicios penales en los que no se
observaron las garantías del debido proceso, en particular por la utilización de sus
confesiones obtenidas bajo tortura y por la falta de investigación y sanción de los
hechos denunciados.
Desde las primeras diligencias de investigación en junio de 1997, y durante el
proceso en su contra, los señores García Cruz y Sánchez Silvestre denunciaron ante
las autoridades judiciales pertinentes en repetidas ocasiones haber sufrido lesiones por
parte de agentes estatales durante sus declaraciones ministeriales con la finalidad de
que aceptaran su culpabilidad en los hechos respecto de los cuales se les procesaba.
No obstante, las autoridades ministeriales o judiciales no iniciaron una investigación con
base en los certificados médicos y las denuncias recibidas. Fue recién en 2002 que se
inició una investigación previa con respecto a presuntas lesiones, la cual habría
concluido debido a que Juan García Cruz y Santiago Sánchez Silvestre no interpusieron
una querella criminal.
Las víctimas fueron investigadas y procesadas en dos causas penales
tramitadas sobre la base de las mismas declaraciones ministeriales, en las cuales
manifestaron que la detención no se realizó en el lugar indicado por los policías
judiciales que la practicaron; y que fueron lesionados y torturados por aquellos. Dichas
declaraciones fueron consideradas por el poder judicial a la luz de su presunta
culpabilidad y colocando la carga de la prueba en su contra, en contravención con el
principio de presunción de inocencia. Asimismo, dentro de las etapas iniciales de dichos
procesos los señores García Cruz y Sánchez Silvestre no fueron asistidos
adecuadamente por el defensor de oficio, lo que ocasionó violaciones a su derecho de
defensa.
Señor
Pablo Saavedra Alessandri, Secretario
Corte Interamericana de Derechos Humanos
Apartado 6906-1000
San José, Costa Rica

Select target paragraph3