RESOLUCIÓN DE LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS∗ DE 22 DE NOVIEMBRE DE 2019 CASO GARCÍA ASTO Y RAMÍREZ ROJAS VS. PERÚ SUPERVISIÓN DE CUMPLIMIENTO DE SENTENCIA VISTO: 1. La Sentencia de excepción preliminar, fondo, reparaciones y costas (en adelante “la Sentencia”) dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (en adelante “la Corte Interamericana”, “la Corte” o “el Tribunal”) el 25 de noviembre de 20051. En dicho Fallo, la Corte tomó en cuenta el reconocimiento parcial de responsabilidad efectuado por la República del Perú (en adelante “el Estado” o “el Perú”). El Tribunal declaró la responsabilidad internacional del Estado por la violación de los derechos a la libertad personal y protección judicial en perjuicio de los señores Urcesino Ramírez Rojas y Wilson García Asto por sus detenciones arbitrarias, sucedidas respectivamente en los años 1991 y 1995, en las cuales no fueron puestos a disposición de una autoridad judicial competente que decidiera sobre la legalidad de sus detenciones y que motivara sus detenciones. Adicionalmente, el señor Ramírez Rojas enfrentó restricciones para interponer un recurso de hábeas corpus. Por otra parte, la Corte también declaró que el Perú es internacionalmente responsable por la violación a las garantías del debido proceso, en tanto violó el derecho de ambas víctimas a ser juzgadas por un juez competente, independiente e imparcial y su derecho a la publicidad del proceso penal. Además, se les impidió el ejercicio de su derecho a interrogar a los testigos de cargo afectando su derecho de defensa. Adicionalmente, en el caso del señor Ramírez Rojas, el Perú violó sus derechos a ser juzgado dentro de un plazo razonable y la presunción de inocencia, así como también el principio de no retroactividad en el primer proceso cursado en su contra. Asimismo, la Corte concluyó que el Perú incurrió en responsabilidad internacional debido a que las condiciones de detención impuestas a ambas víctimas, así como la incomunicación, el régimen de aislamiento celular y la restricción de visitas de sus familiares constituyeron tratos crueles, inhumanos y degradantes que resultaron en la vulneración de su integridad física, psíquica y moral. Por último, el Tribunal determinó que el Estado también fue responsable por violar el derecho a la integridad personal de los familiares de ambas víctimas2. La Corte estableció que su Sentencia constituye por sí misma una forma de reparación y, El Juez Eduardo Ferrer Mac-Gregor Poisot no participó en la deliberación y firma de la presente Resolución por razones de fuerza mayor. 1 Cfr. Caso García Asto y Ramírez Rojas Vs. Perú. Sentencia de 25 de noviembre de 2005. Serie C No. 137. El texto íntegro de la Sentencia se encuentra disponible en: http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/seriec_137_esp.pdf. La Sentencia fue notificada al Estado el 15 de diciembre de 2005. 2 En el caso del señor Wilson García Asto, dichos familiares son: Napoleón García Tuesta, Celia Asto Urbano, Gustavo García Asto y Elisa García Asto. En el caso del señor Urcesino Ramírez Rojas, dichos familiares son: María Alejandra Rojas; Pedro, Julio, Santa, Obdulia, Filomena, Marcelina, Adela, todos ellos Ramírez Rojas, y Marcos Antonio Ramírez Álvarez. *

Select target paragraph3