-32. Que la Comisión, los representantes y el Estado ofrecieron prueba testimonial y pericial en la debida oportunidad procesal (supra Vistos 1, 3, 8, 14, 15 y 16). 3. Que en su lista definitiva de testigos y peritos los representantes no incluyeron el ofrecimiento de los dictámenes de los señores Héctor Faúndez Ledesma y Pedro Berrizbeitia Maldonado, quienes habían sido originalmente propuestos como peritos en su escrito de solicitudes y argumentos. Consecuentemente, esta Presidencia estima que los representantes desistieron de dicha prueba. 4. Que las partes han tenido oportunidad de ejercer su derecho de defensa respecto de los ofrecimientos probatorios realizados por las otras partes y presentaron observaciones al respecto (supra Visto 18). 5. Que el Estado solicitó a la Corte que “declare inadmisible[s] los testigos y peritos propuestos por la representación de las supuestas víctimas, en virtud de haberse presentado por intermedio de un acto absolutamente extemporáneo, como lo fue el escrito de solicitud[es], argumentos y pruebas consignado una vez vencido el plazo establecido en el artículo 36.1 del Reglamento de la Corte Interamericana”. Además, señaló que “[dado que dicho escrito sería extemporáneo] no [podría] generar efecto alguno, y por consecuencia, las pruebas en él contenidas no pueden ser incorporadas válidamente al proceso” (supra Visto 18). Estas expresiones fueron mencionadas en anteriormente (supra Visto 8) 6. Que además de lo anterior, en la primera excepción preliminar interpuesta por el Estado, éste solicitó que “sea omitida cualquier valoración sobre el escrito autónomo consignado por las supuestas víctimas, al haber sido presentado de forma extemporánea, cuando el lapso para tal acto se encontraba fenecido”. Según el Estado, la notificación de la demanda fue efectuada el 11 de mayo de 2007, por lo cual el plazo establecido en el artículo 36.1 del Reglamento vencía el 11 de julio del mismo año. No obstante, alegó el Estado, los representantes de las presuntas víctimas habrían presentado su escrito de solicitudes y argumentos “un día después del fenecimiento del plazo del cual disponían”, o sea, el 12 de julio de 2007. 7. Que la Corte observa que el Estado ha planteado su argumento como una excepción preliminar y como fundamento de su oposición a que la prueba testimonial y pericial ofrecida por los representantes sea admitida por la Corte. En general, mediante un acto procesal de aquella naturaleza (excepción preliminar) se cuestionaría la admisibilidad de un caso o la competencia ratione personae, materiae, temporis o loci del Tribunal para conocer un determinado caso o algún elemento de éste. De tal manera, el cuestionamiento acerca de la admisibilidad formal de un escrito presentado por una parte, no constituye propiamente una cuestión de carácter preliminar que deba ser planteada mediante una excepción. No obstante, esta Presidencia estima pertinente tomar una decisión al respecto como una cuestión previa que debe resolverse para continuar con el trámite del caso. 8. Que en cuanto al plazo para la presentación del escrito de solicitudes y argumentos el artículo 36.1 del Reglamento dispone que: Notificada la demanda a la presunta víctima, sus familiares o sus representantes debidamente acreditados, estos dispondrán de un plazo improrrogable de 2 meses para presentar autónomamente a la Corte sus solicitudes, argumentos y pruebas. 9. Que de acuerdo con la práctica constante del Tribunal, los plazos se contabilizan, para la parte interesada, desde el momento en que una comunicación con todos sus elementos es efectivamente recibida en forma completa en el lugar designado por la parte para recibir notificaciones y comunicaciones oficiales, ya sea vía facsimilar, correo normal o courier. Así, por ejemplo, el plazo improrrogable de dos meses al que hace referencia el artículo 36.1 del

Select target paragraph3