INTER - AMERICAN COMMISSION ON HUMAN RIGHTS
COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
COMISSÃO INTERAMERICANA DE DIREITOS HUMANOS
COMMISSION INTERAMÉRICAINE DES DROITS DE L'HOMME

ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS
WASHINGTON, D.C. 2 0 0 0 6 EEUU
13 de febrero de 2014
Ref.:

Caso No. 12.679
José Agapito Ruano Torres y familia
El Salvador

Señor Secretario:
Tengo el agrado de dirigirme a usted en nombre de la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos con el objeto de someter a la jurisdicción de la Honorable Corte Interamericana de Derechos
Humanos, el caso No. 12.679 – José Agapito Ruano Torres respecto de la República de El Salvador (en
adelante “el Estado”, “el Estado salvadoreño” o “El Salvador”), relacionado con una secuencia de
violaciones a la Convención Americana en perjuicio de José Agapito Ruano Torres y los efectos de dichas
violaciones en su familia. El señor Ruano Torres fue privado de su libertad en horas de la madrugada en su
casa el 17 de octubre de 2000, siendo maltratado frente a su familia. La Comisión concluyó que los
maltratos físicos y verbales constituyeron tortura. Posteriormente, el señor Ruano Torres fue procesado y
condenado penalmente en violación de las garantías mínimas de debido proceso. Actualmente, el señor
Ruano Torres continúa cumpliendo su condena.
Particularmente, el señor Ruano Torres fue condenado con serias dudas sobre si él era
efectivamente la persona que se alegaba que había cometido el delito. El proceso y condena tuvieron
lugar sin que se adoptaran medidas mínimas para verificar su identidad. Además las únicas dos pruebas en
que se basó la condena, fueron practicadas con una serie de irregularidades. Sobre estos aspectos, la
Comisión concluyó que el Estado violó el derecho a la presunción de inocencia. Asimismo, la Comisión
consideró que la deficiente actuación de la defensoría pública constituyó una violación al derecho de
defensa. En consideración de la Comisión, la privación de libertad en cumplimiento de una condena
emitida en violación a dichas garantías fue, y continúa siendo, arbitraria. La Comisión consideró además
que el Estado no proveyó recurso efectivos ni para investigar las torturas sufridas, ni para proteger a la
víctima frente a las violaciones al debido proceso, ni para revisar su privación de libertad.
El Estado ratificó la Convención Americana sobre Derechos Humanos el 23 de junio de 1978 y
aceptó la competencia contenciosa de la Corte el 6 de junio de 1995.

Señor
Pablo Saavedra Alessandri, Secretario
Corte Interamericana de Derechos Humanos
Apartado 6906-1000
San José, Costa Rica
Anexos

Select target paragraph3