2

4. Decide que el Estado del Perú está obligado a hacer todo el esfuerzo posible para
localizar e identificar los restos de las víctimas y entregarlos a sus familiares.
por unanimidad
5. Resuelve que supervisará el cumplimiento de esta sentencia y sólo después dará
por concluido el caso.
por unanimidad
6.

Declara que no hay condena en costas.

3.
La comunicación de la Secretaría de la Corte (en adelante “la Secretaría”) de 25 de
septiembre de 1997 mediante la cual, siguiendo instrucciones del Tribunal, solicitó al Estado
la presentación de su primer informe sobre el cumplimiento de la sentencia de reparaciones.
4.
El informe del Estado del Perú (en adelante “el Estado” o “el Perú”) de 6 de enero de
1998 en el cual señaló que había “solicit[ado] a la Presidencia del Consejo de Ministros y al
Ministerio de Economía y Finanzas, [que dispusiera] las acciones pertinentes para efectivizar
el pago indemnizatorio ordenado por la Corte […]”.
5.
El escrito de observaciones de los representantes de las víctimas y sus familiares de
20 de febrero de 1998 mediante el cual manifestaron que “[d]esde el vencimiento del plazo
para el cumplimiento de la sentencia por parte del [E]stado peruano, los representantes de
las víctimas ha[bía]n realizado una serie de gestiones, todas infructuosas, para obtener los
resultados adecuados […]”. Por ello, solicitaron que se requiriera al Estado información
acerca de las medidas efectivas de cumplimiento y se enviara a la Asamblea General un
informe sobre el incumplimiento en este caso[…].
6.
El informe del Estado de 3 de abril de 1998 en el que informó acerca de un escrito
remitido por Milagros Joisy Zenteno Rodríguez, hija de William Zenteno Escobar, mediante
el cual solicitó que “se excluy[era] [como beneficiarias de su padre] a la señora Norma
Yupanqui Montero y a la menor Edith Valia Zenteno […]” en virtud de que no existían
pruebas del matrimonio de su padre con esta señora y por lo tanto, tampoco acerca de la
paternidad de Edith Zenteno.
7.
El escrito de observaciones presentado por los representantes de las víctimas y sus
familiares de 23 de junio de 1998 en el cual comunicaron que “[se había realizado] el pago
efectivo de la reparación en el caso de los [familiares] mayores de edad [de Víctor Neira
Alegría, Edgar Zenteno Escobar y William Zenteno Escobar], y [que] subsist[ía] el
fideicomiso en el caso de [los] menores de edad”. Asimismo informaron que “[a] la familia
Neira, hasta donde sab[ían] no se les ha ubicado”. Agregaron que se encontraba pendiente
“localizar e identificar los restos de las víctimas y entregarlos a los familiares […]”.
8.
El tercer informe del Estado de 20 de julio de 1998 en el que solicitó “el
[archivamiento] del […] caso, en mérito a que el Estado Peruano […] ha[bía] dado estricto
cumplimiento de la sentencia […]”, en razón de “la amortización de los pagos de los montos
indemnizatorios fijados y la Constitución de un Fideicomiso […]”.
9.
La comunicación de los representantes de las víctimas y sus familiares de 30 de julio
de 1998 mediante la cual presentaron sus observaciones al escrito del Estado e informaron
sobre hechos recientes en relación con las indemnizaciones.
En esta comunicación
informaron que “el […] 20 de julio [de 1998] se acercó a [su] oficina la esposa de Víctor

Select target paragraph3