2

(CELS) y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL). El 24 de febrero de
2004 la Comisión aprobó el Informe No. 5/04, mediante el cual declaró admisible la petición
del señor Kimel. Posteriormente, el 26 de octubre de 2006 la Comisión aprobó el Informe de
fondo No. 111/06, en los términos del artículo 50 de la Convención, el cual contenía
determinadas recomendaciones para el Estado. Este informe fue notificado al Estado el 10
de noviembre de 2006. Tras considerar la información aportada por las partes con
posterioridad a la adopción del informe de fondo, y ante “la falta de avances sustantivos en
el efectivo cumplimiento de [sus recomendaciones]”, la Comisión decidió someter el
presente caso a la jurisdicción de la Corte1.
2.
Según la demanda de la Comisión, el señor Eduardo Gabriel Kimel es un “conocido
periodista, escritor e investigador histórico”, quien habría publicado varios libros
relacionados con la historia política argentina, entre ellos “La masacre de San Patricio”, en
el que expuso el resultado de su investigación sobre el asesinato de cinco religiosos. El libro
criticó la actuación de las autoridades encargadas de la investigación de los homicidios,
entre ellas un juez. Conforme a lo expuesto por la Comisión, el 28 de octubre de 1991 el
Juez mencionado por el señor Kimel promovió una querella criminal en su contra por el
delito de calumnia, señalando que “si bien la imputación deshonrosa hecha a un Magistrado
con motivo u ocasión del ejercicio de sus funciones constituiría desacato en los términos del
art[ículo] 244 del Código de Fondo, hoy derogado, la específica imputación de un delito de
acción pública configura siempre calumnia”. Luego de concluido el proceso penal, el señor
Kimel fue condenado por la Sala IV de la Cámara de Apelaciones a un año de prisión y
multa de veinte mil pesos por el delito de calumnia.
3.
La Comisión solicitó a la Corte que determine que el Estado ha incumplido sus
obligaciones internacionales al incurrir en la violación de los artículos 8 (Garantías
Judiciales) y 13 (Libertad de Expresión) de la Convención Americana, en relación con la
obligación general de respeto y garantía de los derechos humanos y el deber de adoptar
disposiciones de derecho interno establecidos en los artículos 1.1 y 2 de la Convención.
Asimismo, solicitó que se ordenaran determinadas medidas de reparación.
4.
El 23 de junio de 2007 los señores Gastón Chillier, Andrea Pochak, Santiago
Felgueras y Alberto Bovino del CELS, y la señora Liliana Tojo de CEJIL, representantes de la
presunta víctima (en adelante “los representantes”), presentaron su escrito de solicitudes,
argumentos y pruebas (en adelante “escrito de solicitudes y argumentos”), en los términos
del artículo 23 del Reglamento. Alegaron que el Estado “ha violado el derecho de que gozan
los individuos a expresar sus ideas a través de la prensa y el debate de asuntos públicos”, al
utilizar ciertos tipos penales como medio para criminalizar esas conductas. Agregaron que
no se respetaron las garantías judiciales que integran el debido proceso y la tutela judicial
efectiva. Por ello, solicitaron se declare al Estado responsable por la vulneración de los
derechos consagrados en los artículos, 13, 8.1, 8.2.h) y 25 de la Convención, todos ellos en
relación con los artículos 1.1 y 2 de la misma.
5.
El 24 de agosto de 2007 el Estado presentó su escrito de contestación de la demanda
y observaciones al escrito de solicitudes y argumentos (en adelante “contestación de la
demanda”)2, en el que “asu[mió su] responsabilidad internacional” por la violación de los
artículos 8.1 y 13 de la Convención; realizó algunas observaciones a la violación del artículo
8.2.h) de dicho tratado y a la violación del derecho a ser oído por un juez imparcial.

1

La Comisión designó como delegados a los señores Florentín Meléndez, Comisionado, Santiago A. Canton,
Secretario Ejecutivo, e Ignacio J. Álvarez, Relator Especial para la Libertad de Expresión, y como asesores legales a
los abogados Elizabeth Abi-Mershed, Juan Pablo Albán Alencastro y Alejandra Gonza.

2

El 28 de mayo de 2007 el Estado designó al señor Jorge Cardozo como Agente y al señor Javier Salgado
como Agente alterno.

Select target paragraph3