5 de agosto de 2014
Ref.:

Caso No. 12.788
Miembros de la Aldea de Chichupac y Comunidades Vecinas del Municipio de Rabinal
Guatemala

Señor Secretario:
Tengo el agrado de dirigirme a usted en nombre de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con el
objeto de someter a la jurisdicción de la Honorable Corte Interamericana de Derechos Humanos, el caso 12.788 –
Miembros de la Aldea de Chichupac y Comunidades Vecinas del Municipio de Rabinal respecto de la República de
Guatemala (en adelante “el Estado”, “el Estado guatemalteco” o “Guatemala”).
El presente caso se relaciona con una serie de masacres, ejecuciones extrajudiciales, torturas, desapariciones
forzadas y violaciones sexuales en contra de los Miembros de la Aldea de Chichupac y Comunidades Vecinas del
Municipio de Rabinal, en el marco de los operativos por parte del Ejército y colaboradores durante el conflicto armado
interno en Guatemala. Así, el 8 de enero de 1982 fueron torturadas y masacradas 32 personas. Entre 1981 y 1986
fueron torturadas y ejecutadas extrajudicialmente 39 personas en el marco de una multiplicidad de operativos. Todas
estas personas tenían calidad de civiles y se encontraban en estado de indefensión al momento de su detención,
tortura y ejecución. Por otra parte, ocho personas fueron desaparecidas entre el 24 de agosto de 1981, el 8, 18 y 31 de
enero y el 12 de febrero de 1982 y el 13 de diciembre de 1984. Todas estas personas fueron vistas por última vez bajo
custodia de agentes estatales y hasta la fecha no se conoce su paradero. Además, el 8 de enero de 1982 y el 22 de
noviembre de 1982, dos mujeres fueron violadas sexualmente, y entre octubre de 1982 y junio de 1985, otra mujer
fue víctima de múltiples violaciones sexuales. Esta última persona también fue víctima de trabajo forzado en la “aldea
modelo Chichupac” bajo órdenes de miembros del Ejército Nacional. La Comisión también encontró que los
sobrevivientes de la aldea de Chichupac y comunidades vecinas fueron víctima de desplazamiento forzado. De manera
conexa con este cúmulo de violaciones, la Comisión encontró que en el caso se perpetraron violaciones del derecho a
la honra y dignidad, a la libertad de conciencia y religión, a la libertad de asociación, a la propiedad y a los derechos
políticos.
Los hechos del presente caso forman parte de una estrategia estatal destinada a destruir a un grupo étnico a
través de operativos militares, que significaron la masacre de miles de miembros del pueblo indígena maya, la huida
de los sobrevivientes, la destrucción de sus economías de subsistencia y, finalmente, el sometimiento intencional de
miles de indígenas mayas a condiciones de existencia que implicaban la dependencia de la estructura militar. En suma,
la Comisión consideró que los hechos del caso constituyeron parte del genocidio contra el pueblo indígena maya en
Guatemala. Pasadas más de tres décadas de ocurridos los hechos y más de dos décadas de la primera denuncia, los
hechos se encuentran en la más absoluta impunidad.
Señor
Pablo Saavedra Alessandri, Secretario
Corte Interamericana de Derechos Humanos
Apartado 6906-1000
San José, Costa Rica
Anexos

Select target paragraph3