-2testigos y peritos se encuentran regulados en los artículos 35.1.f, 40.2.c, 41.1.c, 46,
47, 48, 50, 52.3 y 57 del Reglamento de la Corte Interamericana de Derechos
Humanos (en adelante “la Corte Interamericana”, “la Corte” o “el Tribunal”).
2.
La Comisión ofreció como prueba un dictamen pericial y solicitó la oportunidad de
formular preguntas al perito ofrecido por las representantes. Las representantes
ofrecieron cinco declaraciones y un peritaje. La Corte garantizó a las partes el derecho
de defensa respecto de los ofrecimientos probatorios oportunamente realizados.
3.
La Comisión señaló que no tenía observaciones a la lista definitiva presentada
por las representantes. Por su parte, el Estado objetó la admisión de dos
declaraciones, así como recusó a los peritos ofrecidos por la Comisión y por las
representantes. Las representantes no presentaron observaciones dentro del plazo
otorgado para tal efecto.
4.
En cuanto a las declaraciones ofrecidas oportunamente que no han sido
objetadas, esta Presidencia considera conveniente recabarlas como prueba, a efectos
de que el Tribunal pueda apreciar su valor en la debida oportunidad procesal, dentro
del contexto del acervo probatorio existente y según las reglas de la sana crítica. Por
consiguiente, el Presidente admite las declaraciones de las señoras V.R.P., V.P.C.
(madre de V.R.P.) y N.R.P. (hermana de V.R.P.), según el objeto y modalidad
determinados en la parte resolutiva de la presente Resolución (infra puntos resolutivos
1 y 6).
5.
Teniendo en cuenta que el Presidente estima conveniente recibir las
declaraciones de V.R.P. y V.P.C. en audiencia (infra punto resolutivo 1), es preciso
abordar la solicitud presentada por las representantes de que las mismas se reciban de
manera privada (supra Visto 5). El Presidente advierte que el presente caso trata, inter
alia, sobre la supuesta falta de respuesta del Estado frente a la alegada violación
sexual sufrida por una niña, cuando tenía nueve años de edad, por parte de su padre.
Es necesario tener presente que cuando se trata de la declaración de una víctima de
delitos sexuales, especialmente si era una niña al momento en que sucedieron los
hechos como en el presente caso, resulta imperioso que en los procesos instaurados
para esclarecer lo sucedido, tanto en el derecho interno como en el internacional, se
extremen los recaudos de manera que la intervención de aquella se realice con el
mayor de los cuidados. Al respecto, se debe considerar la característica especial de
este tipo de situaciones en las cuales se expone a una persona a relatar hechos
extremadamente delicados2.
6.
En consecuencia, resulta necesario extremar las medidas para evitar o, al
menos, reducir al máximo el riesgo de una eventual revictimización, de modo tal que
la declaración de V.R.P. se realice en un ambiente cómodo y seguro, que le brinde
privacidad y confianza. De acuerdo con el artículo 15.1 del Reglamento, las audiencias
de la Corte son públicas, salvo cuando el Tribunal considere oportuno que una
audiencia o, como en este caso, parte de la misma, sea privada. Anteriormente, la
Corte ha recibido testimonios de manera privada en el transcurso de una audiencia
pública3. En virtud de lo expuesto, el Presidente considera que la declaración de V.R.P.
2

Cfr. Caso Rosendo Cantú y otra Vs. México. Resolución del Presidente de la Corte Interamericana de
Derechos Humanos de 23 de abril de 2010, considerando 12, y Caso Genoveva y otros (Favela Nova Brasilia)
Vs. Brasil. Resolución del Presidente en ejercicio de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 16 de
septiembre de 2016, considerando 5.
3
Cfr. Caso Rosendo Cantú y otra Vs. México. Resolución del Presidente de la Corte Interamericana de
Derechos Humanos de 23 de abril de 2010, considerandos 11 a 13, y Caso Genoveva y otros (Favela Nova

Select target paragraph3