3 8. El Estado señaló que en el escrito de solicitudes y argumentos presentado por el señor Castro Ballena "no se hizo mención" a su participación como declarante ni al objeto de su declaración, "por lo que el pedido para que intervenga como declarante en el presente caso deviene en inadmisible". Respecto al señor Canales y la señora Barriga, el Estado indicó que cuando ellos remitieron su escrito de solicitudes y argumentos no hicieron una propuesta de "dar sus testimonios en la condición de presuntas víctimas", razón por la cual solicitó se declare inadmisible la presentación de su propuesta de declaración por "no haber sido propuestos en el momento procesal pertinente". 9. El Presidente constata que las referidas declaraciones testimoniales de las tres presuntas víctimas y del señor Molero Coca no fueron propuestas en los escritos de solicitudes y pruebas remitidos por los intervinientes comunes en el presente caso. Al respecto, el Presidente recuerda que el momento procesal oportuno para que los representantes propongan su prueba testimonial lo constituye el escrito de solicitudes, argumentos y pruebas 6. La solicitud a las partes para que presenten una lista definitiva de las personas que proponen para que sean convocadas a declarar, no representa una nueva oportunidad procesal para ofrecer prueba 7, salvo las excepciones establecidas en el artículo 57.2 del Reglamento, esto es: fuerza mayor, impedimento grave o hechos supervinientes 8. El objetivo principal de las listas definitivas es que la Comisión, las presuntas víctimas o sus representantes y el Estado confirmen o desistan del ofrecimiento de las declaraciones oportunamente propuestas, así como que, atendiendo al principio de economía procesal, indiquen quiénes de los declarantes propuestos consideran que deben rendir su declaración en audiencia pública y quiénes pueden hacerlo mediante affidávit, a efectos de que se programe la audiencia pública en la forma más idónea posible 9. 10. En el presente caso el Presidente constata que ni el señor Castro Ballena ni los defensores interamericanos ofrecieron ninguna justificación en relación con el referido ofrecimiento extemporáneo. Sin perjuicio de ello, el Presidente recuerda que en un tribunal internacional como es la Corte, cuyo fin es la protección de los derechos humanos, el procedimiento reviste particularidades propias que le diferencian del procedimiento en el derecho interno. Aquél es menos formal y más flexible que éste, sin que por ello deje de velar por la seguridad jurídica y por el equilibrio procesal de las partes 10. La Corte ha sostenido que ésta tiene el deber, “de suplir cualquier deficiencia procesal con el propósito de esclarecer la verdad de los hechos investigados” 11. 6 Cfr., mutatis mutandis, Caso Quintana Coello y otros Vs. Ecuador. Resolución del Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 20 de diciembre de 2012. Considerando décimo segundo. 7 Cfr. Caso Anzualdo Castro Vs. Perú. Resolución de la Presidenta de la Corte de 26 de febrero de 2009, Considerando décimo cuarto, y Caso Quintana Coello y otros Vs. Ecuador. Resolución del Presidente de la Corte de 20 de diciembre de 2012. Considerando décimo segundo. 8 Cfr. Caso de la “Masacre de la Rochela” Vs. Colombia. Resolución del Presidente de la Corte de 22 de diciembre de 2006, Considerandos vigésimo al vigésimo cuarto, y Caso Quintana Coello y otros Vs. Ecuador. Resolución del Presidente de la Corte de 20 de diciembre de 2012, Considerando décimo segundo. 9 Cfr. Caso Mohamed Vs. Argentina. Resolución del Presidente de la Corte de 4 de junio de 2012, Considerando vigésimo segundo. 10 Cfr. Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Fondo. Sentencia de 29 de julio de 1988. Serie C No. 4, párrs. 128, 132 a 133; y Caso Escher y otros Vs. Brasil. Resolución de la Presidenta de la Corte de 8 de octubre de 2008, considerando noveno. 11 Caso Salvador Chiriboga Vs. Ecuador. Resolución del Presidente de la Corte de 17 de septiembre de 2007, considerando duodécimo.

Select target paragraph3