judiciales de manera abierta, las mismas que deben ser respetadas con mucha mayor rigurosidad en procesos por delitos sancionados con la pena de muerte. El peticionario invoca tanto la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos como la opinión del Comité de Derechos Humanos5 sobre la obligatoriedad de observar de manera estricta las garantías del debido proceso, cuando cabe la posibilidad de aplicarse la pena capital, a fin de que la misma no sea impuesta arbitrariamente. Sobre el agotamiento de los recursos internos 18. Los peticionarios informan que la sentencia del 6 de marzo de 1998 por medio de la cual se impuso la pena de muerte al señor Fermín Ramírez fue impugnada a través del recurso de apelación, el cual fue rechazado por la Corte de Apelaciones de Guatemala en providencia del 27 de mayo de 1998; que la defensa interpuso un recurso de casación en contra de dicho fallo, el cual fue rechazado por la Corte Suprema de Justicia el 17 de agosto de 1998; que posteriormente la defensa presentó un recurso de amparo ante la Corte de Constitucionalidad, el cual fue rechazado el 18 de febrero de 1999; y que, finalmente, interpuso un recurso de revisión ante la Corte Suprema de Justicia, el cual fue rechazado mediante resolución del 12 de julio de 1999. Asimismo, los peticionarios informan que el 27 de julio de 1999 se presentó un recurso de gracia ante el Presidente de la República, el cual fue rechazado el 31 de mayo de 2000. B. Posición del Estado 19. En su respuesta a las argumentaciones de los peticionarios, el Gobierno de Guatemala señaló que no se referiría a todos los puntos relativos al derecho de defensa referidos por el peticionario en la petición porque consideraba que ello implicaría discutir sobre la interpretación y la aplicación de preceptos jurídicos de orden interno, lo que en definitiva constituiría la creación de una cuarta instancia y el debilitamiento institucional guatemalteco, toda vez que se pondría en tela de duda un asunto que ha pasado por todas las etapas y procedimientos establecidos por el Código Procesal Penal (en adelante CPP) y otras leyes relativas a la materia. 20. El Estado manifestó que en el presente caso el cambio de la calificación jurídica del delito efectuado por el Tribunal de Primera Instancia al dictar sentencia no ha vulnerado el derecho de defensa del Sr. Ramírez, ya que se realizó en estricto cumplimiento de las garantías judiciales que supone el debido proceso. Al respecto, el Estado argumentó que al imputado se le formuló auto de prisión preventiva por los delitos de Asesinato y Violación Calificada y que como lo reconoció el peticionario, se advirtió a la defensa durante el debate de una posible modificación del tipo penal, circunstancia que se encuentra prevista expresamente en el CPP 6 y que posteriormente, en las conclusiones finales, fue solicitada también por el Ministerio Público. 21. El Estado argumentó además, que el Tribunal de sentencia no hizo más que valorar la prueba obrante en la causa de la cual no surge que la muerte de la menor se hubiera producido por el hecho de la violación o por circunstancias secundarias a la misma; por el contrario, se sostiene que en este caso se logró distinguir y probar fehacientemente, mediante el informe del médico forense que intervino en el proceso, que la causa de la muerte fue la asfixia por estrangulación. El Estado añadió al respecto que existió lo que doctrinariamente se conoce como “concurso real o material de delitos” ya que el imputado, según las constancias procesales, ejecutó dos acciones, la de “dar muerte” a la menor y la de ”violarla”. Estas dos acciones por separado constituyen un delito y el Tribunal de Sentencia interpretó que la acción de dar muerte a la menor, con las agravantes respectivas, accionó en su contra la disposición de derecho que apareja la privación de la vida. Es por todo ello que el Estado considera que la 5 Human Rights Committee, General Comment 6, Article 6 (Sixteenth session, 1982), Compilation of General Comments and General Recommendations Adopted by Human Rights Treaty Bodies, U.N. Doc. HRI\GEN\1\Rev.1 at 6(1994). 6 Ibid nota al pie N° 4. 4

Select target paragraph3