RESOLUCIÓN DE LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS* DE 2 DE SEPTIEMBRE DE 2015 CASO DE LA CRUZ FLORES VS. PERÚ SUPERVISIÓN DE CUMPLIMIENTO DE SENTENCIA VISTO: 1. La Sentencia de fondo, reparaciones y costas dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (en adelante “la Corte”, “la Corte Interamericana” o “el Tribunal”) el 18 de noviembre de 2004 en el caso De La Cruz Flores Vs. Perú. En dicho fallo se estableció que María Teresa De La Cruz Flores, médica de profesión, fue condenada por un tribunal “sin rostro” mediante sentencia de 21 de noviembre de 1996, a 20 años de prisión por el delito de colaboración con el terrorismo, en aplicación del artículo 4 del Decreto Ley Nº 25.475 1. El 20 de junio de 2003, el proceso y la mencionada condena fueron declarados nulos e insubsistente la acusación fiscal, “sin que ello vari[ara] su situación jurídica2. Posteriormente, el 2 de septiembre de 2003, el Fiscal a cargo del caso emitió un dictamen considerando que “había mérito para ir a juicio”. La víctima estuvo privada de su libertad desde el 27 de marzo de 1996 hasta el 9 de julio de 2004 3. La Corte determinó la responsabilidad de la República del Perú (en adelante “el Estado” o “el Perú”) por la violación, entre otros derechos, al principio de legalidad y de irretroactividad 4 , en perjuicio de la señora De La Cruz Flores, debido a que en la sentencia condenatoria de 1996: se tomó en cuenta como elementos generadores de responsabilidad penal la pertenencia a una organización terrorista y el incumplimiento de la obligación de denunciar, aplicando un artículo que no tipificada dichas conductas; no se especificó cuál o cuáles de las conductas establecidas en el artículo 4 del Decreto Ley No. 25.475 fueron las cometidas por la presunta víctima para ser responsable del delito; se penalizó el acto médico, acto esencialmente lícito y deber de un médico el prestarlo; y se le impuso como médica la obligación de denunciar posibles conductas delictivas de sus pacientes con base en la información que obtuviera en el ejercicio de su profesión 5 . Adicionalmente, la Corte consideró que la detención de la señora De La Cruz Flores, originada por un proceso que culminó en una condena violatoria del principio de legalidad, fue ilegal y arbitraria6. El Tribunal también concluyó que durante su detención, la * El Juez Diego García-Sayán, de nacionalidad peruana, se excusó de conocer este caso por lo que no participó en la Sentencia, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 19.2 del Estatuto y 19 del Reglamento de la Corte, y tampoco participa en la supervisión de cumplimiento de la misma. El Juez Roberto F. Caldas no participó en la presente Resolución de supervisión de cumplimiento por motivos de fuerza mayor. 1 Aun cuando en dicha sentencia el juez dispone que se condene a la señora María Teresa de La Cruz Flores como autora del “delito de terrorismo en agravio del Estado”, la Corte observ[ó] que el artículo en el que se basó el tribunal interno para dicha condena es el 4 del Decreto Ley No. 25.475, que tipifica el delito de actos de colaboración con el terrorismo”, Caso De la Cruz Flores Vs. Perú. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 18 de noviembre de 2004. Serie C No. 115, párr. 83. 2 La Corte afirmó que “dicha sentencia surtió efectos violatorios de los derechos humanos de la señora De La Cruz Flores, los cuales no se ven subsanados por la sola anulación de ésta, y se encuentran dentro de la competencia de la Corte”, Caso De la Cruz Flores Vs. Perú, supra nota 1,., párr. 83. 3 Caso De la Cruz Flores Vs. Perú, supra nota 1, párr. 73.6. 4 Reconocido en el artículo 9 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (en adelante “la Convención”), en relación con el artículo 1.1 de la misma 5 Caso De la Cruz Flores Vs. Perú. , supra nota 1, párr. 102. 6 Declaró la violación a los derechos a la libertad personal y a las garantías judiciales consagrados en los artículos 7 y 8 de la Convención, en relación con los artículos 9 y 1.1 de la misma, en perjuicio de la señora De La Cruz Flores. Caso De la Cruz Flores Vs. Perú, supra nota 1, párr. 114.

Select target paragraph3