nulidad de la causa y el 19 de septiembre de 2001 el juez declaró concluido el sumario debido
a que se encontraba vencido en exceso el término de reapertura. El 25 de septiembre de 2001
la señora Peralta Mendoza formalizó su acusación en contra del doctor Guerrero Gutiérrez
como autor del ilícito y del doctor Minchala Pinchú, como su cómplice y encubridor.
12. El peticionario alega que el 12 de octubre de 2001 el Fiscal Primero de lo Penal del Guayas
solicitó que se reabriera el sumario a fin de que se recibieran los testimonios indagatorios de
ambos doctores. El 18 de octubre de 2001 la demandante presentó un escrito manifestando su
desacuerdo con la reapertura del proceso, al considerar que se vislumbraba el deseo de los
indagados de que el proceso se dilatara de forma indeterminada. Asimismo, el 29 de octubre
de 2001 solicitó se hiciera extensivo el sumario a la doctora Jenny Bohórquez quien habría
solicitado en alquiler el quirófano de la clínica del doctor Minchala a fin de que el doctor
Guerrero realizara la intervención quirúrgica en cuestión. El 13 y el 20 de noviembre de 2001
la señora Peralta Mendoza presentó solicitudes de cierre del sumario a fin de que no se
siguiera dilatando el proceso.
13. El peticionario señala que el 7 de febrero de 2003 se dictó el auto de llamamiento a
plenario al doctor Emilio Guerrero Gutiérrez. Sin embargo, en vista de que éste se encontraría
prófugo, se suspendió el procedimiento en su contra hasta el momento de su comparecencia o
captura. Se alega que en la misma resolución se sobreseyó provisionalmente a Wilson
Minchala Pinchú por falta de indicios suficientes de culpabilidad.
14. El peticionario señala que el 24 de febrero de 2004 el doctor Guerrero Gutiérrez finalmente
habría interpuesto recurso de apelación, el cual fue admitido. Indica que el 29 de junio de
2004 la Tercera Sala Especializada de lo Penal, Colusorio y Tránsito confirmó en todas sus
partes el auto de llamamiento a plenario contra Guerrero Gutiérrez, así como el auto de
sobreseimiento provisional del proceso y del doctor Minchala Pinchú 5. El 17 de septiembre de
2004 el doctor Guerrero Gutiérrez solicitó fianza y la sustitución de la medida cautelar de
prisión preventiva por medidas alternativas. El 21 de septiembre de 2004, le fue otorgada la
fianza solicitada, la cual fue abonada6. El 20 de septiembre de 2004 el doctor Guerrero
Gutiérrez solicitó se declarara la prescripción de la causa por el transcurso de más de cuatro
años desde el dictado de Auto Cabeza de Proceso en su contra.
15. El peticionario indica que el 28 de junio de 2005 la demandante presentó nuevamente un
escrito de disconformidad con el “indebido e ilegal” retardo procesal. Indica asimismo, que el 8
de septiembre de 2005 el acusado solicitó nuevamente que se declarara la prescripción de la
acción debido a que habían transcurrido más de cinco años desde el dictado del Auto Cabeza
de Proceso.
16. Señala que el 30 de junio de 2005 se radicó competencia en el Primer Tribunal Penal el
cual, el 5 de julio de 2006, devolvió el expediente al Primer Juzgado Penal dado que la solicitud
del acusado a fin de que se suspendiera la orden de prisión preventiva no había sido resuelta.
El 28 de julio de 2005 el Primer Juzgado Penal suspendió la orden de prisión preventiva, dado
que se había consignado el monto de la fianza. La señora Peralta Mendoza presentó solicitudes
el 23 de agosto, el 5 y el 7 de septiembre de 2005 a fin de que se llevara a cabo la audiencia
pública de juzgamiento7.
17. Señala que el 20 de septiembre de 2005 el Primer Tribunal Penal dictó Resolución
declarando la prescripción de la acción a favor de Emilio Guerrero, debido a que habían
5 Luego de dos solicitudes de aclaración y ampliación de dicha Resolución, por parte del sindicado, las cuales fueron
denegadas; el juez dictó providencia notificando a las partes que el doctor Guerrero Gutiérrez se encontraba prófugo y
que se debía oficiar a la Policía para que procediera a su localización y captura. Petición original recibida por la CIDH el
23 de febrero de 2006, pág. XIX.
6 El peticionario indicó que la fianza fijada fue $837.00, por lo que la demandante solicitó que dicho monto fuera
reconsiderado y aumentado, debido a que su valor no alcanzaba a cubrir los daños y costas procesales. Indica que por
su parte el demandado solicitó que se le hiciera una rebaja de la fianza. Petición original recibida por la CIDH el 23 de
febrero de 2006, pág. XX.
7 Petición original recibida por la CIDH el 23 de febrero de 2006, pág. XXII.

3

Select target paragraph3