3

reparaciones y costas en el presente caso, en razón de que la República Dominicana
es Estado Parte en la Convención Americana desde el 19 de abril de 1978 y
reconoció la competencia contenciosa de la Corte el 25 de marzo de 1999 (infra
párrs. 100 a 108 y 132).
III
Procedimiento ante la Comisión
5.
El 28 de octubre de 1998 las niñas Yean y Bosico, a través del señor Genaro
Rincón Miesse2 y de la señora Solain Pierre3, coordinadora general del Movimiento de
Mujeres Domínico Haitianas (en adelante “MUDHA”), presentaron una denuncia ante
la Comisión Interamericana fundada en la “negación a [las niñas Yean y Bosico] de
sus actas de nacimiento que les permit[ieran] tener una nacionalidad y un nombre;
[y cuya denegación] coarta[…] el derecho a [la] educación, ya que en la República
[Dominicana], sin la certificación de nacimiento es imposible asistir a la escuela entre
otras cosas”.
6.
El 27 de abril de 1999 la Comisión recibió una denuncia enmendada en inglés
y una solicitud de medidas cautelares, presentadas por el señor Genaro Rincón
Miesse, representante de MUDHA, la señora María Claudia Pulido, representante del
Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (en adelante “CEJIL”), y por las
señoras Laurel Fletcher y Roxana Altholz, representantes de la International Human
Rights Law Clinic, School of Law (Boalt Hall), University of California, Berkeley (en
adelante “Clínica de Derecho Internacional de los Derechos Humanos”), como
representantes de las peticionarias. El 11 de junio de 1999 fue recibida en español
la versión final de la denuncia presentada ante la Comisión Interamericana, en la
cual los representantes de las peticionarias alegaron la violación de los artículos 3,
17, 18, 19, 20, 21, 22, 23 y 24 de la Convención Americana, así como de los
artículos VI, VII, VIII, XII, XVII, XIX, XX y XXIII de la Declaración Americana de
Derechos y Deberes del Hombre (en adelante “la Declaración Americana”), toda vez
que “negarse a registrar a [las niñas con] base [en] su estado legal y del origen de
sus padres, constituy[ó] una violación a [sus] derechos [… y] exp[uso] a las [niñas]
a peligros inmediatos y de largo plazo en términos de seguridad personal y
bienestar”.
7.
El 7 de julio de 1999 la Comisión abrió el caso, transmitió al Estado las partes
pertinentes de la denuncia, le solicitó información respecto de los hechos, y de
acuerdo al Reglamento de la Comisión vigente en ese momento, le pidió que le
suministrara “cualquier elemento de juicio que permit[iera] […] apreciar si en el caso
[…] se ha[bían] agotado o no los recursos de la jurisdicción interna”.
8.
El 27 de agosto de 1999 la Comisión solicitó a la República Dominicana la
adopción de medidas cautelares a favor de las niñas Dilcia Yean y Violeta Bosico, con
la finalidad de “otorgar inmediatamente a [las niñas] las garantías necesarias
2

Este Tribunal hace notar que en su pasaporte el señor Genaro aparece con los apellidos “Rincón
Miesse”; sin embargo, en diversos documentos presentados por las partes, dicho señor aparece con los
apellidos “Rincón Martínez”, por lo que se considera que se trata de la misma persona. Para efectos de la
presente Sentencia se usará el nombre “Genaro Rincón Miesse”, como consta en su pasaporte.
3

Este Tribunal hace notar que en el acta de nacimiento la señora Solain aparece con el apellido
“Pie”; sin embargo, en diversos documentos presentados por las partes, dicha señora aparece con el
apellido “Pierre”, por lo que se considera que se trata de la misma persona. Para efectos de la presente
Sentencia se usará el nombre “Solain Pierre”, como dicha señora lo utiliza o se conoce.

Select target paragraph3